Viernes, Diciembre 14 2018

.

El ‘Calamar del rock’ en español dejó “locos” a los caleños

Un toque de guitarras aforadas, pianos tecleando con rapidez, platillos retumbando sobre la plaza y una voz que enloquecía  al escenario, fue lo que se vivió en la apertura del concierto de Calamaro. Hacia las 8:45 p.m., el escenario se oscureció y el rey de los tangos y las milongas entró haciendo un verdadero show. …

El ‘Calamar del rock’ en español dejó “locos” a los caleños

Un toque de guitarras aforadas, pianos tecleando con rapidez, platillos retumbando sobre la plaza y una voz que enloquecía  al escenario, fue lo que se vivió en la apertura del concierto de Calamaro.

Hacia las 8:45 p.m., el escenario se oscureció y el rey de los tangos y las milongas entró haciendo un verdadero show. Con dos guitarras, un bajo, una batería, el teclado y por su puesto una espectacular tonada Andrés Calamaro puso a vibrar a todo Cañaveralejo.

'El Salmón' vestido de negro, con pañoleta, gafas oscuras, su inconfundible pelo rizado y unas botas de taches, lo pusieron al deleite de sus fanáticos y firme sobre el micrófono para dar tributo a todos sus hits (ver galería).

Su repertorio inició con A los ojos, siguiendo con dos de sus grandes éxitos  Crímenes perfectos y El salmón.  El piso retumbaba y los caleños vibraban con la emoción  del rock.

Luego cambiando un poco de ritmo y poniendo "sabor" al concierto con el sonido del cencerro y el Jam Block interpretó Tuyo siempre, donde mujeres y hombres que querían dejar atrás viejos amores cantaron para nunca olvidar.

En su sexta canción presentó a la banda y mientras se tomaba varios sorbos de mate, el publicó elogiaba con canticos  ¡“Oeh, oeh oeh, Andrés, Andrés”!

Y como en la noche no podía faltar un poco de aire argentino, el solista dejó a un lado la fuerza del rock y cantó dos tangos: Barrio de tango’ y Cuatro claveles. Las vibraciones de las matices suaves y fuertes del piano, letras llenas de poesía, un poco de ondulación, zapateo y pasos pausados hicieron de éstos un verdadero compás y un anochecer bohemio y sensual.

Al llegar la mitad del concierto, el músico legendario puso un poco loquitos a todos sus amantes. Te quiero igualMi enfermedad y Loco dejaron desequilibrados a las personas que reprimieron su instinto asesino.

Seguidamente, besando la sucursal del cielo de manera simbólica sobre la tarima, inició el cierre del momento cantando sus más famosos clásicos. Sin documentosPaloma y Flaca hicieron recordar a los románticos apasionados abriles olvidados y mejores pasados.

Después de una falsa despedida, el artista volvió a entrar a la tarima con cambio de vestuario y una camiseta que personificaba su amor hacia la tauromaquia. Canciones como Alta suciedad y Los chicos provocaron en los siete mil asistentes una oleada de cantos y brincos hasta llegar al fin de la gala.

Por ultimo, Calamaro le recordó a los ardientes del rock grandes figuras musicales, literarias y políticas cantando un fragmento De música ligera de su gran amigo Cerati y terminó con una reflexión para el corazón de sus seguidores: “La música es de los que la quieren escuchar y de nadie más”.

Vea momentos del concierto captados por la lente de Anghelo Bernal especial para 90minutos.co:

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 1 =

Acerca del Autor

Noticiero 90 Minutos

Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en http://t.co/5CJEjpjCZf Síguenos en Facebook: http://t.co/oONUEJfx y en You Tube: http://t.co/PHKUwg

Noticias Relacionadas