Jueves, Junio 21 2018

.

Dos décadas del vaticinio errado de Diego Armando Maradona

El cinco de septiembre de 1993  es una fecha histórica para la memoria deportiva del país, ese día se jugó un partido crucial para la clasificación de la selección Colombia, en sus aspiraciones de llegar al Mundial de Estados Unidos que se realizaría un año después. El estadio  Monumental   fue el escenario donde  75.000 espectadores …

Dos décadas  del vaticinio errado  de Diego Armando Maradona

El cinco de septiembre de 1993  es una fecha histórica para la memoria deportiva del país, ese día se jugó un partido crucial para la clasificación de la selección Colombia, en sus aspiraciones de llegar al Mundial de Estados Unidos que se realizaría un año después.

El estadio  Monumental   fue el escenario donde  75.000 espectadores   vivieron el  compromiso que cumplía en ese entonces con  la fecha correspondiente al grupo A de las eliminatorias Mundialistas.

Colombia y Argentina se jugaban un duelo que había iniciado desde las graderías por parte de una hinchada Argentina que cada vez se volvía más efervescente y arremetía  con canticos e insultos a una selección Colombia que  trataba de  verse fuerte en una patria ajena.  

El ambiente se tornaba más difícil para la selección Colombia, incluso en los medios de comunicación  cuando el emblemático  y reconocido futbolista  Diego Maradona, lanzó una frase durante una entrevista en televisión asegurando  la superioridad de su selección,  "no se puede cambiar la historia, no se debe cambiar la historia: Argentina arriba, Colombia abajo" dijo  la figura gaucha, sin sospechar, sin dudar, ni titubear   a pesar  de que el  compromiso  tenía 90 minutos por delante.  

El partido inició con el pitazo del árbitro  el uruguayo Ernesto Filippi  y fueron 40 minutos de tensiones donde ambos rivales aumentaban su garra y las ganas de gol se percibía en cada uno de los 22 hombres que pisaban el gramado del Monumental.

Tan solo en el minuto 41 del primer tiempo  Freddy Rincón silencio  por primera vez  a la afición argentina  que tuvo que esperar hasta el segundo tiempo para descubrir si se  cumpliría  el vaticinio  que había  realizado el Diego Maradona.

Luego del descanso Colombia volvió a sorprender y a cinco minutos del segundo tiempo Faustino Asprilla aumentó la cuota en el marcador,  amargando más la tarde Argentina que hasta ese momento esperaba el despertar contundente de los experimentados e internacionales que constituían su equipo de ensueño.

El tiempo trascurrió y fue en el minuto 72 luego de una brillante jugada que inició desde atrás con la salida del Pibe Valderrama, acompañada por el tranco largo y seguro de Faustino Asprilla, que se concretó la tercera anotación del compromiso y  la segunda en la cuenta personal del medio campista Freddy Rincón.  Tres por cero, un marcador que empezaba aguar el festejó del equipo de Batistuta, de Simeone, y  de Basile.

Pero la fiesta colombiana no terminaba y doce minutos después, Faustino Asprilla,  roba un balón y en un gesto técnico de alta calidad sacude nuevamente las redes del arco custodiado por  Sergio Goycochea.  El público local  que presencia este compromiso luego de ese tanto, dejó de alentar a su selección y empezó a admirar con respeto el buen futbol que exhibía el seleccionado colombiano.

La pelota  rodaba y olé se escuchaba en la tribuna con cada toque que realizaba la tricolor nacional y fue entonces cuando un tren de apellido Valencia,  arrolló el orgullo y destrozo las predicciones del diez, la historia sí se podía cambiar, Colombia arriba por cinco goles y Argentina abajo con cero.

Luego de un silencio monumental se escuchó el silbato que ponía fin a un episodio histórico que le deba la vuelta al mundo,  el equipó de Francisco Maturana  sepulto la jerarquía que Argentina profesaba en su tierra.

De esa historia que eriza pieles  y pone a latir nuevamente los corazones  ya han pasado dos décadas, en ese tiempo  que ha transcurrido  cada vez que se enfrentan estas dos selecciones el mundo futbolístico guarda silencio por respeto y por el temor que puede ocasionar una equivocación como la que vivió uno de los mejores jugadores del mundo al poner por encima una supremacía desde los camerinos.

 

Formación: Argentina-Colombia 1993

   

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × three =

Acerca del Autor

Noticiero 90 Minutos

Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en http://t.co/5CJEjpjCZf Síguenos en Facebook: http://t.co/oONUEJfx y en You Tube: http://t.co/PHKUwg

Noticias Relacionadas