Lunes, Junio 26 2017

.

Los Delincuentes Nos Tienen en sus Manos

Estamos en manos de los delincuentes y con puros pañitos de agua tibia, no vamos a romper esas cadenas de pobreza y desconfianza que pulula en nuestro País.

Los Delincuentes Nos Tienen en sus Manos
Crédito de foto: David Vega especial para 90minutos.co

El cacareado nuevo Código de Policía viene repleto de una gran cantidad de novedades y multas, hasta el punto que incluso algunos juristas de tendencia un poco izquierdosa,  levantan su voz para decir que estamos ante un “Estado Policivo”.

En el País del Sagrado Corazón, donde los legisladores hacen su trabajo desde la comodidad que les da andar con escoltas y carros blindados, alejados de la realidad del ciudadano de a pie, donde tenemos leyes para todo lo divino y humano, donde tener dinero es casi sinónimo de tener privilegios en caso de tener líos con la justicia (si es que no logró solventar el problemita antes de que le estalle el escándalo), donde el peso recae sobre el de ruana, esperar que este renovado Código viniese a dar una sensación de real respaldo y tranquilidad a los ciudadanos, sencillamente quedó en un bonito sueño.

Aquí cada quien tira para su lado; la rama judicial, los honorables padres de la Patria, la Policía, parece que no son capaces de hacer un sencillo ejercicio que se traduzca en devolverle la fe a los colombianos en sus Instituciones.

Si te roban y osas defenderte, con tan mala fortuna que el ladrón sale herido o muerto, vaya problema de padre y señor mío en el que se mete el ingenuo que osó defenderse.

Salen los familiares del angelito a decir que era tan pero tan bueno el finadito, que el osado agresor (léase al que estaban robando), merece que le caiga todo el peso de la ley. Y señoras y señores, téngalo por seguro, que si no tiene mucho dinero para resolver el problema, puede dar por descontado que le va a caer tooooodo el peso de la ley. ¿Quién lo manda a no dejarse robar con calma?

Si la comunidad captura al delincuente, por lo que más quieran, NO le vayan a dar su “masajito”, primero porque no debemos tomarnos la justicia por nuestras propias manos, sino porque además le puede caer una multa a quienes se les de por participar en la reprochable acción.   Entre líneas parece que los autores del renovado código nos quieren decir, “ni rajamos ni prestamos el hacha – ni los protejemos ni se protejan”.

El Alcalde sale a decir, en Cali se redujo el número de asesinatos, y es tan de malas que en el pleno centro de la Ciudad van y le disparan a otro abogado. Casi mejor que ni diga nada, porque los delincuentes están empeñados en hacerlo quedar mal.  ¿O serán los de la prensa? ¿O serán los que compartimos nuestra sensación de total desamparo e inseguridad los que tenemos la culpa?

Si la policía actúa, salen los que alegan que estamos en un estado policivo a decir que los agentes obran de manera incorrecta, cuando no es que suben los videos a las redes para que los crucifiquen por ser tan “valientes”, por ejemplo, con los ambulantes, pero tan “suavecitos” con los delincuentes.

Estamos en un País tan polarizado, tan falto de claridad sobre lo que queremos como sociedad, que querer orden es sinónimo de pertenecer a la extrema derecha.

Necesitamos una Colombia que se ponga de acuerdo en lo fundamental con urgencia:

  • Donde los delincuentes de cuello blanco tengan penas efectivas de cárcel en igualdad de condiciones que cualquier otro reo (a lo mejor así, se ponen las pilas y resuelven el problema de hacinamiento y paupérrimas condiciones que vive la población carcelaria en el País)
  • Donde sin importar el delito que se cometa a la tercera vez de ser capturado, se deba pagar por lo menos 25 años de pena efectiva sin reducción de pena, ni casa por cárcel.
  • Donde el peso de la prueba no recaiga en quien actúa en defensa propia.
  • Donde los policías estén mucho mejor pagados y entrenados, para poderles exigir mucho más, así como también poderlos castigar con mucha más mano dura en caso de infringir la ley.
  • Donde al denunciar un robo, por pequeño que sea, se utilice la tecnología e inteligencia a disposición para dar con la localización de los autores. No hay cosa que desestimule más el colocar denuncios que saber que no van a actuar, así como también el hecho de pensar que agarran al delincuente y al día siguiente lo van a soltar.
  • Donde si van a continuar con la prohibición al porte de armas con salvoconducto, por lo menos dejen andar con los vidrios totalmente polarizados.
  • Donde los delincuentes menores sean juzgados y castigados como adultos (si pueden empuñar un arma para robar o matar, no son unas santas palomitas precisamente).
  • Donde la policía se vea actuando, no “chateando”.
  • Donde nos podamos sentar con esos juristas de izquierda, centro y derecha a decirles que sus puntos de vista son válidos y se pueden controvertir con una buena taza de café, pero que por favor, contribuyan al ORDEN si de verdad queremos un País que se DESARROLLE.

 

Estamos en manos de los delincuentes y con puros pañitos de agua tibia, no vamos a romper esas cadenas de pobreza y desconfianza que pulula en nuestro País.

No es con multas por todo y para todo, es con una acción coordinada entre legisladores, rama judicial, policía y comunidad, como podremos salir de este círculo vicioso.

No es bueno que en la Ciudad se disminuya en un tanto por ciento los atracos o los homicidios.  Lo bueno es que lleguemos a cero, o si no es posible, que lleguemos al punto en el que cada robo y cada asesinato realmente nos importe, nos escandalice y nos mueva hasta dar con los culpables, para que sean ellos quienes realmente reciban todo el peso de la ley.

Mientras tanto “Figura”, póngase a trabajar por favor y si no tiene como incrementar el pie de fuerza, por lo que más quiera, pida ayuda al Ejército.  Necesitamos recuperar la tranquilidad en la Ciudad.

 

 

Hermes Ruiz

@hermesruizrinco

Acerca del Autor

Hermes Ruiz

Economista y MBA experto en soluciones tecnológicas aplicadas al mundo empresarial (Recursos Humanos 2.0, Estrategias Digitales, Accountability, Gestión del Conocimientos, Universidades Corporativas, etc). Me he desempeñado como Keynote Speaker en diversas universidades y foros especializados en países como España, México, Colombia, Uruguay, Argentina, Chile, Ecuador, entre otros. Actualmente soy Responsable de Optimismo y Soluciones WOW de OleWow Solutions’ Inventors, Representante de la Green Citizen Foundation, Miembro de la Junta Directiva de AIESEC Alumni Colombia, Presidente de la Alianza Iberoamericana de Consultoría, Miembro del Equipo Directivo del Green Citizen World Congress 2015 y Director de la Revista Visión MIPyme.

Noticias Relacionadas