De Los Latin Grammy y otros placeres culpables

Un músico de verdad no se hace con seguidores, ni con’ likes’ ni con visitas al video o mensajitos al #3060. Los “como se llamen” que salieron de las redes sociales, me producen un tremendo desasosiego.