La cura, más cara que la enfermedad

La ausencia prolongada de interacción social perjudica no sólo nuestra salud física, mental, emocional y sexual; sino también el riesgo de muerte prematura.