viernes, junio 18 2021

.

Cuando todas las respuestas son sí

El conflicto social no ha terminado: sí. La guerra se trasladó a las ciudades: sí. El campo ha sido olvidado siempre: sí.

Cuando todas las respuestas son sí
Crédito de foto: Especial para 90minutos.co

“…Y la muerte del pueblo fue como siempre ha sido:

como si no muriera nadie, nada,

como si fueran piedras las que caen

sobre la tierra, o agua sobre el agua”. 

Fragmento del poema Las masacres.

Pablo Neruda.

Sí. La protesta en un derecho: sí. Los vándalos una realidad: sí. Se infiltran las marchas: sí. La delincuencia se aprovecha: sí. El resentimiento social emerge: sí. La desesperación lleva a la irascibilidad: sí. La destrucción la pagamos todos: sí. El conflicto social no ha terminado: sí. La guerra se trasladó a las ciudades: sí. El campo ha sido olvidado siempre: sí. Todos dependemos de la agricultura: sí. Los medios manipulan: sí. La información es sesgada: sí. Los monopolios no son solo económicos: sí. El narcotráfico no es solo un negocio ilegal, sino una forma de vida que traquetizó la sociedad: sí. La sociedad está mal orientada: sí. La educación es de mala calidad: sí. La tragedia nacional es la distancia abismal entre el centro y la periferia: sí. La gente de bien hace el mal: sí. Los cuellos blancos tienen negra la conciencia: sí. Hay racismo en Colombia: sí. El clasismo es una realidad: sí. Prevalece en el país la oligarquía: sí. La plutocracia es nuestro verdadero sistema de gobierno: sí. Los indígenas son tan colombianos como el resto: sí. La minga es un concepto desdibujado y excedido: sí. No le pararon bolas al derrumbamiento de estatuas y la vaina va para el derrocamiento de las instituciones: sí. Hay manifestaciones pacíficas: sí. Corresponde al Estado garantizar la seguridad: sí. La fuerza púbica desbordada asesina: sí. Se criminalizan inocentes: sí. Se liberan delincuentes: sí. No se respetan en rigor los Derechos Humanos: sí. Hay desabastecimiento provocado por todos los actores: sí. Hay especulación y acaparación: sí. Todos pescan en río revuelto: sí. Los buenos no son más, son la excepción: sí. El arte se ha hecho presente: sí. Los artistas mediáticos han guardado silencio: sí. Hay pobreza e injusticia social: sí. Hay desgobierno: sí. Sufrimiento y dolor por la situación: sí. La corrupción pública y privada es campante y descarada: sí. La inequidad es histórica: sí. La iniquidad es una actitud de nuestros gobernantes: sí. No hay verdaderos líderes y menos estadistas: sí. Los gobiernos incumplen compromisos: sí. No se puede justificar la violencia, pero tampoco la imbecilidad y la incompetencia gubernamental: sí. La violencia es un método en Colombia: sí. El viejo remedio de matarnos no ha servido para nada: sí. La derecha es una imposición de la fuerza: sí. La izquierda se estigmatiza como la resistencia: sí. Y el centro es otra gran mentira nacional: sí.

Lea también:

Cali se escribe con ce de Colombia

Y si todas las respuestas son sí, por qué no atrevernos muchos NO MÁS: no más injusticia. No más corrupción. No más inequidad e iniquidad. No más gobiernos impuestos. No más impuestos a la clase media y exenciones a las élites. No más remedo de democracia. No más oligarquía y plutocracia. No más polarización absurda, sino argumentación con fundamentos e ideas. No más recursos y jóvenes para la guerra. No más desinformación. No más cadenas de odio ni de opresión. No más babas. No más balas. No más guerra. No más de lo mismo. No más los de siempre. No más silencio. No más irracionalidad. No más derramamiento de sangre que no sea en abierto combate contra la injusticia.

Le puede interesar: ¡Sé bastión… de Belalcázar!

Sigue nuestras redes sociales:

Acerca del Autor

Lizandro Penagos

Nací en San Antonio Abad del Páramo de Nuestra Señora de los Dolores. Un pueblecito del Tolima que produce café, ganado y mucha lástima. Hizo parte de La Cortina, un muro imaginario de las guerrillas liberales, gérmenes de las FARC-EP. Allí nací, sietemesino. Allí mataron a mi padre hace más de 20 años. Allí vive aun mi madre, sola. Y allí pienso escribir literatura. Mientras tanto, hago y enseño periodismo en la UAO. Hice televisión y una hija. Publico donde me dejan y sobre cómo leo la existencia.

Noticias Relacionadas