Crónica: el partido de los guayos nuevos

El árbitro pitó y comenzó la danza de las panzas. De los movimientos bruscos y temerosos. Los paramédicos atentos y la ambulancia lista.