sábado, agosto 8 2020

.

La Comuna 22, un ejemplo de solidaridad frente a la pandemia

Entre ollas y mesas comunitarias, caminatas educativas, mercados y kits de bioseguridad, las autoridades y líderes comunales lograron inculcar una cultura de cuidado y responsabilidad. La Comuna 22, un ejemplo de solidaridad frente a la pandemia

La Comuna 22, un ejemplo de solidaridad frente a la pandemia

El virus del COVID- 19 se sigue propagando de forma rápida, y ha llegado a todos los rincones de Cali, a tal punto que la capital del Valle del Cauca ya acumula los 8,626 casos confirmados, 270 fallecidos y 3.426 recuperados; y la taza de contagio aún sigue aumentando significativamente después de los pasados fines de semana con puente del mes de junio.

Para enfrentar esta situación, desde la Secretaría de Salud, se desarrollan proyectos para tratar la situación epidemiológica en la ciudad y generar acuerdos comunitarios para mitigar el contagio. Algunas comunas como la 1, 3, 4, 20 y 22, son el ejemplo de buen comportamiento y responsabilidad.

Los gestores y líderes sociales de estas comunas se comprometieron desde que inició el aislamiento preventivo a desarrollar programas de educación y estrategias de ayuda comunitaria para los habitantes de su zona.

Comuna 22

Esta comuna es un ejemplo de autocuidado y responsabilidad, pues hoy reporta 52 casos de personas contagiadas con el virus, sin ningún fallecido en la zona. Se encuentra al sur de la ciudad: y está compuesta por un barrio y cuatro urbanizaciones o sectores: Urbanización Ciudad Jardín, Ciudad Campestre, Parcelaciones Pance, Club Campestre y Urbanización Río Lili.

De acuerdo con el “Plan de desarrollo 2008- 2011” de la Alcaldía de Cali, en esta comuna habita el 0,4% de la población total de la ciudad, es decir 8.971 habitantes. Que significa una baja densidad poblacional, que resulta ser un beneficio para la no propagación del virus, según Andrés Charria, quién terminó su periodo de Edil el 31 de diciembre de 2020, y quien además anota que

“La ventaja es que toda la población flotante está estudiando desde casa, miles de estudiantes, profesores y empleados de las universidades y los colegios más grandes están alejados de la comuna.”

El mismo estudio muestra que la proporción de edades de la población de esta comuna ronda entre 15 y 30 años.

“Además de tener una buena parte de la población de adultos mayores, la comuna tiene un nivel de educación muy alto y cuenta con los recursos para poder cuidarse. Pueden pagar tapabocas de calidad y desinfectantes, no tienen que usar el transporte público y tienen la infraestructura para trabajar desde casa. El promedio de habitantes por hogar es más bajo y las áreas son mayores. Es natural que el virus se trasmita más lentamente en la comuna”, afirma Charri

Con el lema “Yo te cuido, tú me cuidas”, en los condominios se creó un control de tamizaje, antes de ingresar a las viviendas, con termómetros y tapetes, para prevenir el contagio masivo de los residentes.

“Con estrictos estándares de autocuidado de las personas durante la cuarentena, quienes además respetaron el aislamiento preventivo y se mantuvieron resguardados en sus hogares, sólo salían para sacar sus mascotas a pasear”, cuenta Diego Barreto Coordinador de seguridad de la comuna 22.

Y así era. Las calles estaban desoladas en la gran mayoría de la ciudad, sin embargo, en la Comuna 22, según cuentan los mismos habitantes, las personas tenían miedo de salir y contagiarse. Algunos inclusive comentan que durante la cuarentena obligatoria no salieron de casas.

“Parecía un desierto. Cada que iba a sacar a mi mascota, veía las calles solas, no había un alma rondando por el sector. Cuando inició la cuarentena las personas sentían mucho temor.” afirma Laura Cerezo, habitante del sector.

Además, representantes de la JAC crearon un sistema de seguridad pago, en distintos frentes de la zona, para identificar entre otras cosas, los malos comportamientos de personas que infringían la cuarentena, así lo asegura Hugo Salazar Jaramillo, miembro de la JAC de la Comuna 22.

“Si vemos un comportamiento no adecuado informamos a la policía. Ya que, siempre hay desadaptados que alquilan casas para hacer eventos, a los cuales vienen personas de otras zonas diferentes y causan ruido, música de alto nivel, acciones con pólvora. Por eso, la comunidad informa a la policía de forma drástica.”

Y es que precisamente en zonas aledañas de la comuna se presentan convocatorias a fiestas y grupos de personas haciendo cabalgatas a altas horas de la noche, infringiendo el toque de queda y el distanciamiento social en Cali. Situación que ha sido denunciada por redes sociales.

Comuna 20 y Comuna 3

La Comuna 20, con 129 casos confirmados y 9 fallecidos; y la Comuna 3, con 134 casos confirmados y 2 fallecidos, y con una mayor densidad poblacional y un rango de edad con mayor riesgo de propagación (entre 0 y 15 años), también se suman al lema de “En Cali nos cuidamos todos”.

Le puede interesar: 

Mapa Epidemiológico Covid -19

Los habitantes de ambas comunas en conjunto con líderes sociales han desarrollado estrategias y planes de contención del virus, así lo explica Lina Chávez, Líder social de la Comuna 20, quien además enfatiza que:

“La ocupación de las personas de la comuna 20, es de trabajadores informales y del rebusque, así que por medio de fundaciones se les ha brindado ayudas para solventar las necesidades económicas de estas personas, para que no tengan que salir a las calles y ser expuestas al virus. La estrategia que hemos brindado para ellos son: ollas y comedores comunitarios, mercados para las personas adultas mayores, madres cabeza de hogar, y personas desempleadas”

Es importante anotar que en las comunas 20 y 3, la estratificación de las viviendas ronda el estrato más común que es el tres (estrato moda), y así mismo, en la experiencia migratoria de los habitantes de la comuna, de acuerdo con datos reportados por el DANE, el 16,6% de la población ha migrado por dificultad para conseguir trabajo y el 2,3% por amenaza para su vida.

Lina, acompañada de otros gestores de la comuna 20 cuenta, que se han desplazado casa por casa, para enseñar a los padres de familia, el uso adecuado de los tapabocas, el lavado correcto de las manos, e inclusive repartiendo las ayudas comunitarias, que por medio de la fundación han logrado conseguir. También, Heydi Vélez, gestora social de la Comuna 3, explica que:

“Como la mayoría de las personas de la comuna, trabajan como vendedores ambulantes y recicladores, hemos implementado inicialmente los pagos de piezas, para evitar que ellos salgan de sus hogares para conseguir el dinero. Y por medio de donaciones repartimos mercados, para la población más vulnerable de la comuna, de tal forma que ellos se cuiden y respeten la cuarentena”

El reciente estudio “CAPS COVID- 19” de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, aplicado a 3.053 caleños por medio de encuestas virtuales, demuestra que “Priorizar las estrategias de educación en salud en personas con bajo nivel educativo y que viven en estratos socioeconómicos bajos y apoyar iniciativas de economía solidaria y emprendimientos locales como huertas comunitarias, que permitan solventar las necesidades económicas y sociales”

Lo cual, líderes sociales de éstas comunas han entendido y puesto en acción, Leonardo Pérez, líder social de la Comuna 3, afirma que las personas de estos barrios se responsabilizaron del lema “En Cali nos cuidamos todos”, por eso a partir de charlas y actividades educativas se ha propagado este mensaje.

 

Acerca del Autor

Noticias Relacionadas