sábado, agosto 8 2020

.

Cinco claves para tomar los medicamentos correctamente

En esta época de mucho autocuidado, no es bueno automedicarse, por eso aquí te dejo algunas recomendaciones que debes tener en cuenta.

Cinco claves para tomar los medicamentos correctamente
Crédito de foto: Especial para www.90minutos.co

¿Alguna vez se ha automedicado? ¿Ha tomado más de la dosis recomendada? ¿Ha mezclado los medicamentos con alimentos o bebidas como lácteos, café, alcohol, gaseosa? ¿Los ha suspendido porque “ya se curó”?  ¿Ha comprado el medicamento que no era?  ¿O todas las anteriores?  Tanto los medicamentos que requieren receta médica como los de venta libre albergan muchos riesgos para la salud si no se saben usar. Por eso traigo estas claves para mejorar consumo, absorción y optimizar su efecto a la hora de tomarlos.

  1. Tomar los medicamentos con o sin los alimentos:

Es muy común tomar un medicamento en cualquier horario desconociendo si este debe ser suministrado o no con alimentos.  Diversos medicamentos pueden ser beneficiados por la mezcla con la comida y en otros puede ser un obstáculo (barrera) para su absorción. En determinados fármacos, la mezcla con el pH del jugo gástrico producido en el estómago (vacío) puede ser beneficiosa y potencializadora; en otros no tanto, modificando su composición química, por consiguiente, alterando su efecto en el organismo.  Asimismo, la inofensiva decisión de tomar los medicamentos con los lácteos, café, gaseosas y bebidas alcohólicas, pueden alterar su composición, aumentando, disminuyendo o bloqueando su absorción.

¿Será que el acetaminofén y el ibuprofeno tienen mejor efecto con los alimentos?

El acetaminofén tiene mayor efecto contra el dolor cuando se ingiere con agua (1) y con el estómago vacío.  El ibuprofeno es todo lo contrario, se recomienda consumir durante o después de las comidas por la tendencia a producir gastritis.

(1)Para que sus medicamentos hagan mejor efecto tómelos con agua, aunque hay algunas excepciones que su médico en la consulta le puede indicar.

  1. No automedicarse:

A los medicamentos de libre acceso se le suma la fácil recomendación general y compra indiscriminada con la famosa frase de “buenísimo” dicha por los vecinos, familiares, amigos, incluso las mismas farmacias y hasta la intuición propia han llevado a más de uno a hospitalización debido a intoxicaciones, alergias, efectos adversos; además, problemas graves de salud como la falla en el hígado o en los riñones por su abuso crónico y sin control, es por esta razón que todo medicamento debe estar bajo supervisión médica.

  1. No suspender los medicamentos antes de tiempo:

Existen medicamentos que requieren un cierto tiempo para que sean completamente efectivos; por esto, se indican en un período determinado basado en los estudios científicos. Pero en muchas ocasiones se interrumpen antes de lo establecido porque la sintomatología ha mejorado o por la “pereza” de seguir tomando “pastillas”, pero es una conducta errónea, que puede permitir que la enfermedad nuevamente reaparezca y sea más difícil de tratar.

Por ejemplo, un hongo en el pie (pie de atleta severo). En este caso el paciente requiere un tratamiento prologando, se envía un medicamento para 2 meses; a los 20 días, nota que la lesión a simple vista está mejor y lo suspende; pero al poco tiempo reaparece, lo que lo hace dudar si realmente ese tratamiento le sirvió.  Para tratar un hongo crónico no solo hay que tratar lo que se ve, sino lo que no se ve (la raíz del hongo que se ha metido debajo de la piel) es por eso que el tratamiento se prolonga y al suspenderlo simplemente el hongo vuelve a crecer, entonces: ¿Será que el medicamento realmente no sirvió cuando se le indicó el tratamiento por 2 meses pero lo suspendió a los 20 días?

  1. Tomar los medicamentos en horarios adecuados:

Cada medicamento tiene un horario de dosificación diferente dependiendo de su tiempo de actividad en la sangre (período activo).  Si un medicamento tiene un efecto de 6 horas y toma otra dosis antes de ese horario, sólo generará 2 cosas: efectos adversos y sobredosificación.  Al contrario si pasan más de 6 horas para tomar la siguiente dosis, ya el cuerpo quedará sin cobertura del tratamiento (pasó el período activo).  Si fuera el caso de un antibiótico, ese momento será aprovechado por las bacterias para replicarsen un poquito más.  El objetivo es mantener el medicamento en período activo constantemente en el organismo y bajo la dosis recomendada, y no permitir que esta disminuya completamente. Es por ese motivo, que en muchos pacientes la recuperación es demasiado lenta o simplemente no mejoran.

En este video puede ver más ejemplos, además, hay una guía orientativa de horarios según la frecuencia de las dosis (cada 6-8-12 horas) que le ayudará muchísimo a tener un cronograma definido para la toma de sus medicamentos.

  1. Verificar su nombre y el nombre del medicamento en la fórmula médica:

Muchas personas tienen tocayos y los errores humanos ocurren siempre, así que después de que su médico le entregue la fórmula, verifique siempre la fecha de entrega y sus datos personales (nombre completo, apellidos, número de identificación).  Confirme que el medicamento indicado sea el mismo que está escrito y que la dosis indicada esté correcta.  Si tiene dudas, pregúntele a su médico una y otra vez hasta que sus dudas sean 100% resueltas.

Con cariño,

Su Doutora Luz.

Le invito a que haga parte de mis redes sociales:

Canal en YouTube: https://www.youtube.com/DoutoraLuz

Instagram: https://www.instagram.com/doutoraluz/

Facebook: https://www.facebook.com/doutoraluz/

Twitter: https://twitter.com/Doutora_Luz

Acerca del Autor

Noticiero 90 Minutos

Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en http://t.co/5CJEjpjCZf Síguenos en Facebook: http://t.co/oONUEJfx y en You Tube: http://t.co/PHKUwg

Noticias Relacionadas