Sábado, Diciembre 15 2018

.

CIDH eleva a 317 cifra de fallecidos por crisis en Nicaragua, 23 son menores

Mientras tanto, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, dijo el lunes a la cadena de noticias CNN que los muertos suman 195.

CIDH eleva a 317 cifra de fallecidos por crisis en Nicaragua, 23 son menores
Crédito de foto: Especial para 90minutos.co

(Sputnik) – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) informó este jueves en un comunicado que desde el comienzo de las protestas contra el Gobierno de Nicaragua, el 18 de abril, y el 30 de julio fallecieron 317 personas, 21 de ellas policías.

“De acuerdo a la información registrada por el Mecanismo Especial de Seguimiento (Meseni) para Nicaragua en el terreno, al completar sus cinco semanas de trabajo en el país, hasta el 30 de julio, el número de personas fallecidas desde el 18 de abril de 2018 ascendería a 317, de las cuales 21 personas serían policías”, indica el texto de prensa.

Asimismo, la CIDH afirma que el número de niños y adolescentes fallecidos en el contexto de la crisis en Nicaragua asciende a 23.

La información fue divulgada en forma previa a una sesión del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que debe discutir este jueves una propuesta de crear una comisión especial para hacer seguimiento de la crisis nicaragüense.

Las cifras sobre fallecidos varían dependiendo de la fuente de información. La no gubernamental Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos informó el 26 de julio pasado que 448 personas fallecieron desde que comenzaron las protestas.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, dijo el lunes a la cadena de noticias CNN que los muertos suman 195.

Persecución judicial

La CIDH añadió que entre el 19 y 30 de julio el Meseni recibió información “alarmante sobre la activación de prácticas de persecución judicial y criminalización contra las personas opositoras al régimen del Gobierno, manifestantes, estudiantes, activistas y defensores de derechos humanos”.

En particular, la Comisión advierte que tras el levantamiento de los tranques, “mediante el uso de la fuerza, las autoridades habrían realizado numerosas detenciones arbitrarias, efectuadas con violencia por grupos encapuchados y armados que habrían mantenido personas retenidas contra su voluntad”.

Vea también:

España desaconseja viajes a Nicaragua porque el país está “casi en guerra civil”

Estas personas reportaron malos tratos antes de ser entregadas a comisarías de la Policía Nacional o al Auxilio Judicial, en Managua, añade la CIDH.

Según la información recibida por la Meseni, las personas detenidas no son informadas de sus derechos al momento de la detención, ni de los cargos que se les imputan; no se exhiben órdenes judiciales, ni sus familiares reciben información sobre el lugar al que serán llevadas.

Por ejemplo, el Meseni tomó conocimiento sobre la detención de Irlanda Jerez Barrera, una de las líderes de los comerciantes autoconvocados del Mercado Oriental, “por ser encontrada culpable de fraude y estelionato (venta fraudulenta)” y quien presuntamente fue interrogada por su rol en las manifestaciones contra el Gobierno.

Asimismo, el Mecanismo recibió información sobre la detención, el 23 de julio pasado, en el puesto fronterizo de Peñas Blancas (sur), de Christian Rodrigo Fajardo Caballero y María Adilia Peralta Cerrato, integrantes del Movimiento 19 de Abril en Masaya (oeste), “quienes estarían siendo acusados de los delitos de terrorismo, financiamiento al terrorismo, crimen organizado y entorpecimiento de servicios públicos”.

El Meseni también recibió información “preocupante sobre la detención en Masaya de dos niños, de 14 y 15 años, que habrían sido trasladados y mantenidos en el Chipote (cárcel) por cinco días”.

De acuerdo con los testimonios, al momento de ser detenidos y durante su traslado, “uno de los niños habría sido víctima de quemaduras de cigarrillo en el cuello y el otro habría sufrido torsiones provocadas por el peso de uno de los captores sobre su cuerpo, con el objetivo de que proporcionaran mayor información sobre otras personas que participaban en los tranques”, indica el comunicado.

Los niños fueron liberados en la mañana del sábado 21 de julio.

La CIDH también informa de agresiones a periodistas

El 29 de julio pasado, el periodista Roberto Antonio Collado, corresponsal de Canal 10 en la ciudad nicaragüense de Granada (suroeste), fue golpeado y detenido por encapuchados mientras cubría una movilización en esa ciudad; posteriormente, fue entregado a la Policía Nacional por las personas encapuchadas, indica el comunicado de la Comisión.

En presencia de los agentes, y pese a identificarse como periodista, Collado fue “golpeado por sus captores con armas de fuego, quienes dijeron que lo hacían por haber difundido mentiras”, agrega.

El reportero Francisco Espinoza, corresponsal en el municipio de Jinotega (norte) del noticiero Acción 10, habría sido detenido y acusado de secuestro, asalto, tortura, asesinato frustrado y lesiones, según el Meseni.

Por otra parte, el 27 de julio pasado, añade el comunicado, al menos 40 personas habrían sido “despedidas de manera injustificada” del Hospital Oscar Danilo Rosales (HEODRA), en la ciudad de León, en represalia por haber atendido o manifestado apoyo a las personas heridas en el marco de las protestas, dice el informe.

Le puede interesar: 

Santos reitera críticas a Maduro y culpa a su administración de la alta inmigración

El 28 de julio, otras 40 personas habrían sido despedidas del Hospital Regional Santiago, en Jinotepe, por presuntamente participar en la toma del centro hospitalario.

El presidente Ortega dijo el miércoles que las manifestaciones contra su Gobierno están influenciadas por las acciones del grupo terrorista Daesh (autodenominado Estado Islámico y proscrito en Rusia).

“Pareciera que la influencia del Estado Islámico ha llegado a través de las redes (sociales) hasta Nicaragua”, dijo el mandatario en un acto con motivo del 39 aniversario de la Fuerza Aérea.

Ortega sostuvo que semanas atrás el país estuvo sumido en el caos gracias a “prácticas terroristas que no se conocían”, en referencia a secuestros de ciudadanos y de policías, y de torturas como la de quemar vivas a las personas.

“Terrible, y no fue un caso, fueron varios casos de hermanos nicaragüenses incendiados, quemados, entre ellos dos hermanos policías incendiados, quemados. Terrorismo, no hay otra palabra”, dijo Ortega.

El Gobierno atribuye el derramamiento de sangre a sectores violentos de la oposición que intentan ejecutar un “golpe blando”. (Sputnik)

Más noticias: 

Piden soluciones por retorno a Cali de al menos 50 indígenas Embera Katío

Acerca del Autor

Noticiero 90 Minutos

Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en http://t.co/5CJEjpjCZf Síguenos en Facebook: http://t.co/oONUEJfx y en You Tube: http://t.co/PHKUwg

Noticias Relacionadas