Miércoles, Diciembre 19 2018

.

Campesinos cambian cultivos ilícitos por actividades agropecuarias legales

Gracias al programa ‘Formación de Formadores’ campesinos certificaron sus conocimientos en el campo y ahora replicarán estos conocimientos en regiones aledañas a las zonas veredales de transición y normalización para combatir los cultivos ilícitos.

Un total de 332 campesinos de sectores aledaños a las zonas verdales de transición y normalización, donde se concentran las Farc para su desmovilización como grupo armado, se graduaron el pasado 5 de septiembre como Técnicos Prácticos Agropecuarios. Esto, gracias al programa “Formación de Formadores” del Ministerio de Agricultura y la Fundación Panaca. Algunos de ellos, que en el pasado estuvieron vinculados a la siembre de cultivos ilícitos en poblaciones en donde la falta de políticas en pro del campo ha llevado a que esta sea la única forma de generar ingresos para sus habitantes.

Ante esta situación, en la que muchos campesinos se han inclinado por el cultivo de hoja de coca o amapola; Luz Berenice Angulo, beneficiaria del programa y habitante de uno de los pueblos más pobres de Colombia como lo es Tumaco, cree que en la producción agropecuaria sí hay una fuente segura de sustento.

“El chip que nosotros nos llevamos de aquí es que no sólo de lo ilícito se vive, también se vive de un cultivo de plátano, se vive de un cultivo de yuca y no es sólo cultivarlo y cosecharlo también podemos transformarlo”,  afirma Luz, quien junto a 13 de sus coterráneos ya trabajan en asociaciones para hacer producir sus terrenos.

Lo mismo se vive en otros sectores del país en donde el conflicto armado y la falta de atención por parte del Estado solo han dado posibilidades para algunas prácticas ganaderas y cultivos de coca. Así lo describe Deiby Martínez, habitante de la vereda San Luis de los Aires, en el Guaviare.

“Que tienen los jóvenes allá en San José del Guaviare, que la mayoría de nosotros solo sabemos ordeñar, vacunar una vaca y molestar con estos cultivos ilícitos. No sabemos nada más, no sabemos cultivar hortalizas”, afirma Deiby quien agrega que “¿cómo van a dejar los cultivos ilícitos si no saben sembrar un cultivo legal?” y es aquí en donde cobra importancia el programa de Formación de líderes rurales.

A Deiby se suma Michelle Prada, quien afirma que su rol “es llegar con una herramienta más para hacerles sentir a las personas que fueron víctimas de la violencia, decirles que las cosas se pueden llevar a cabo”, en aras de dejar los rencores que dejó el conflicto armado.

Para este programa fueron elegidos 323 líderes de diferentes regiones del país, quienes cuentan con característica que les permitan replicar los conocimientos adquiridos durante tres meses que dura el programa y que se desarrolla en las instalaciones del parque Panaca, en Quimbaya, Quindío.

A estos se sumaron nueve personas que se vieron afectadas por la Avalancha en Mocoa, Putumayo, del pasado 31 de marzo de 2017.

“La formación del ser, el aprender haciendo y la gestión de un proyecto de vida le dan a estos campesinos las herramientas para ser maestros en sus comunidades”, afirma Jorge Alonso Ballen, presidente Corporativo de Panaca, quien agregó que “Colombia tiene en este modelo una oportunidad de cambio para transformar la vida del campo colombiano y del campesino, quien es el que lo mueve”.

Este programa lleva desde el 2012 capacitando a los campesinos de los diferentes departamentos del país. Por lo cual ya son más de 1.936 campesinos graduados como Técnicos Prácticos Agropecuario, de los cuales 1.333 han sido en alianza con el Ministerio de Agricultura.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 2 =

Acerca del Autor

Noticias Relacionadas