.

La libertad de culto va más allá de la fe

Vale la pena recordar que los vallecaucanos fuimos los primeros en Colombia en promulgar una política pública de libertad religiosa en el 2017.

La libertad de culto va más allá de la fe
Crédito de foto: Especial para 90minutos.co

El pasado 4 de julio se celebró el Día Nacional de la Libertad Religiosa con la cual se conmemoró una conquista de los derechos civiles de los colombianos consagrada hace 30 años en la Constitución de 1991.

Según la Encuesta Nacional de Diversidad Religiosa, el 92.6% de los colombianos profesa alguna religión, de ahí que esta conmemoración reviste toda la importancia, pues las manifestaciones religiosas no sólo son expresiones que aglutinan a las personas frente a un dios determinado, sino que fomentan valores y desde esas instituciones, se promueven muchos programas sociales en favor de los más necesitados.

Vale la pena recordar que los vallecaucanos fuimos los primeros en Colombia en promulgar una política pública de libertad religiosa en el 2017, una gestión que impulsé como Gobernadora del Valle del Cauca, con el apoyo del Comité Departamental de Libertad Religiosa. Dicha Política se estructuró a partir de 8 ejes temáticos: libertad religiosa, participación ciudadana, paz con enfoque territorial, cooperación, inter institucionalidad, enfoque diferencial, educación y familia.

Lea también:

Malla Vial, un camino de oportunidades

Además, en el marco de esta Política Pública capacitamos a más de 150 líderes religiosos de los 42 municipios que permitieron visibilizar el aporte y contribución del sector religioso y su participación en la construcción del tejido social.

Es importante anotar que algunos grupos religiosos, con el aporte económico de sus feligreses, contribuyen en aspectos que son muy sensibles para la sociedad como por ejemplo, el caso del Banco de Alimentos, entidad que trabaja en favor de la seguridad alimentaria de los más olvidados y que tiene a la Iglesia, como uno de sus principales impulsores. En este sentido, la política pública es una herramienta que contribuye a trabajar cooperativamente para que la sociedad en conjunto con las instituciones religiosas, logren crear estrategias efectivas de intervención social por el bien de la comunidad.

Le puede interesar: La educación virtual y sus retos después de la pandemia

En Colombia y en el mundo la Pandemia no solo está afectando la salud y la economía, sino que también ha impactado el bienestar espiritual de las personas. Y es que esta crisis ha generado una transformación espiritual, pues nos ha obligado como individuos a hacer un alto en el camino y comenzar a darnos cuenta que aquellas cosas que resultan cotidianas, como compartir con nuestros seres queridos, son extraordinariamente más importantes de lo que pensábamos y en ese proceso las instituciones religiosas juegan un gran papel.

Por eso, conmemoraciones como el Día Nacional de la Libertad Religiosa, contribuyen a abrir espacios para que la gente se comunique con su fe y con sus líderes religiosos, como un aporte al bienestar material y espiritual de los individuos.

En mi opinión, la libertad de culto es fundamental toda vez que fomenta una vida en los valores, nos ayuda a entender que todos somos iguales y que independientemente de lo que creamos, debemos buscar una vida solidaria y comprometida con el prójimo.

Otra columna:

Encantados

Sigue nuestras redes sociales:

Acerca del Autor

Dilian Francisca Toro

Es médica y cirujana de la Universidad Libre de Cali; especialista en Medicina Interna en el Hospital Servidores de Estado, de Rio de Janeiro y especialista en Reumatología de la Universidad de la Sabana; Especializada en Administración en Salud de la Universidad del Valle, y en Gobierno y Gerencia Pública, de la EAN. Fue elegida Senadora en el periodo 2002. En el 2006 fue elegida Presidenta del Congreso, integró entre otras la comisión Accidental de Salud, Paz y Acuerdo Humanitario y creó la Bancada de Mujeres, que sacó adelante la Ley 1257 que previene y sanciona la violencia contra la mujer y promovió leyes a favor de la equidad de género. En 2015 fue elegida como Gobernadora del Valle del Cauca. En este cargo orientó su gobierno en tres pilares en el Plan de Desarrollo “El Valle está en vos”: Equidad y Lucha contra la pobreza, Competitividad Departamental y Paz Territorial. Por su gestión fue destacada como la mejor Gobernadora de los departamentos de categorías 1 y 2, distinción otorgada por la fundación Colombia Líder. Actualmente es miembro del Comité de Expertos en Salud, Copesa, creado por la Gobernación del Valle del Cauca, para orientar y prestar apoyo científico, a las decisiones en el manejo de la Pandemia del covid-19 en el departamento. Es directora del Partido de la U, cargo para el cual fue elegida en la IX Asamblea Nacional del Partido, de noviembre de 2020.

Noticias Relacionadas