jueves, septiembre 16 2021

.

Afina el oído que la música es historia y resistencia

La música, desde siempre, se ha utilizado como medio para la expresión, como mecanismo para moldear culturas o despertar conciencias. Como herramienta para liberar pueblos y sostener el ánimo en las luchas.

Afina el oído que la música es historia y resistencia
Crédito de foto: Especial para 90minutos.co

Por Diana Ordóñez Hincapié – Directora de Cultura Siguaraya
[email protected]

La música, desde siempre, se ha utilizado como medio para la expresión, como mecanismo para moldear culturas o despertar conciencias. Como herramienta para liberar pueblos y sostener el ánimo en las luchas.

Enrique Millán, músico e investigador caleño, asegura en su libro Memorias Musicales del Valle del Cauca (2014) que, gracias a las crónicas de Pedro Cieza de León, se reconoció que durante la época de la invasión española la responsable de musicalizar las batallas libradas en el gran Valle de los Lilíes, fue Nanine, hija del cacique Petecuy. Ella, con instrumentos hechos de barro, arcilla, caracoles, espinas de pescado y partes humanas, dirigía al grupo de guerreros que percutían los tambores hechos de piel, mientras las luchas por los territorios tomaban lugar en el campo.

Durante el proceso de la revolución haitiana (1791 – 1804), la primera y única revolución de esclavos triunfante en el mundo, los cautivos realizaban reuniones clandestinas en las que bailaban al ritmo de los tambores y al son de cantos en creole. Allí, sostiene Juan Francisco Martínez Peria en su artículo: Haití, el antiguo régimen, se socializaban sus penas y se armaban de esperanza para un futuro mejor.

Le puede interesar: 

Despertemos nuestra alma melómana

Por otro parte, Rafael Andrés Sánchez (2015) comenta que, en San Andrés Isla, durante diferentes momentos de la colonización isleña, fue constante la prohibición de los tambores por parte del amo inglés, quien reconoció la relación de su sonido con la organización de rebeliones.
Si bien el lugar y el papel de la música varía con el tiempo y en relación a cada sociedad, lo que me interesa resaltar es que siempre es ella la que logra ponerles ritmo a los hechos históricos para acompañarlos, para narrarlos o para que sean recordados.

Por ejemplo, la canción 9 de enero escrita por Rubén Blades e interpretada por Bush y su Magníficos en 1967 con la voz de Marco Berraza, conmemora el asesinato de más de 20 estudiantes que se habían dirigido hacia la Zona del Canal, gobernada en ese entonces por EE.UU, para exigir que la bandera panameña fuera izada. Por el contrario, la bandera fue destruida desatando tres días de disturbios.

En el 2020 Karla Leardini con su Mamacity Orquesta presenta Renacer, otro tema musical que hace parte de ese listado de sonoridades que cumplen la función, no solo de ponernos a bailar, sino de siempre recordar. El tema, según su compositora, nace de una poesía con la que ella buscaba resaltar el orgullo de sus raíces indígenas, pero que, años más tarde tomó forma y fuerza producto de las protestas que se dieron en Chile, Bolivia y Colombia durante el 2019.

Lea también:

Zaperoco

Lo potente de su propuesta, además de la hermosa letra de esta canción, es que Karla decide reemplazar los pregones que normalmente están a cargo del cantante o del sonero por lo que ella llama “la voz del pueblo latinoamericano”. Utiliza entonces, diversas intervenciones de personas que representan las manifestaciones que en ese momento se estaban desarrollando.

El listado de músicas ligadas a los momentos históricos y de reivindicación de los derechos de las personas en todo el mundo es inmensa, quizá no nos alcanzaría este pequeño espacio para traerlas a este presente. Pero lo que sí nos interesa alentar, desde Cultura Siguaraya, es la práctica de escuchar con atención y oído fino las letras que nos cantan los cientos de artistas que tanto nos gustan. En ellas se expresan los relatos de la calle, del pasado, de la libertad. En ellas se encuentran la presencia de quienes ya no respiran y es nuestra obligación recordarles siempre.

Otras columnas: 

Esperanza Perafán: un homenaje a la ‘Señora Ley’

Acerca del Autor

Diana Ordóñez Hincapié

Conocida como Diana Siguaraya es Comunicadora Social. Aspirante a Magister en Ciencias Sociales. Desde hace siete años es Gestora Cultural e investigadora de la historia social de las músicas afrocaribeñas. Es Directora del proyecto Cultura Siguaraya, iniciativa que crea, produce y circula contenidos relacionados con la memoria y la apreciación de las músicas afrocaribeñas y su relación con el patrimonio cultural en Cali. Se caracteriza por tener un enfoque de género reconociendo los diversos y poderosos papeles que han jugado las mujeres en la producción de los sonidos afrocaribeños y en las expresiones culturales relacionadas con ellos.

Noticias Relacionadas