Lizandro Penagos

Nací en San Antonio Abad del Páramo de Nuestra Señora de los Dolores. Un pueblecito del Tolima que produce café, ganado y mucha lástima. Hizo parte de La Cortina, un muro imaginario de las guerrillas liberales, gérmenes de las FARC-EP. Allí nací, sietemesino. Allí mataron a mi padre hace más de 20 años. Allí vive aun mi madre, sola. Y allí pienso escribir literatura. Mientras tanto, hago y enseño periodismo en la UAO. Hice televisión y una hija. Publico donde me dejan y sobre cómo leo la existencia.

Atículo(s) 177
Marzo, 2020
  • Realismo trágico

    Volvamos a la carroña, a la pútrida manera de hacer periodismo que se ha contagiado en nuestro país ...

  • La lora del vecino

    Puede que algo quede de esta experiencia, que sirva de algo para rehacer la deteriorada relación con ...

  • De los virus literatus

    Para ser coherente con el principio elemental de la tolerancia hasta sus últimas consecuencias, es p ...

  • País de sinvergüenzas con eñe

    Qué más debe pasar para que Colombia levante la voz y la cabeza, para que se sacuda y cambie. Pasa d ...

  • Júpiter

    Todos los días y en todos los tiempos se muere gente de gripa. La cuestión es que el coronavirus es ...

Febrero, 2020
  • Verdad y desnudez

    Que un hombre o una mujer decidan en la vida ser descomplicados de la cintura para abajo y disfrutar ...

  • ¡Óyeme Daniel!

    En Cali o en cualquier ciudad del mundo los sitios de la rumba serpentean como babosa en sal, como b ...

  • Sin mucho para celebrar

    Y en Colombia asistimos impávidos a la crisis de unos medios alejados de cualquier intención de cime ...

Enero, 2020
  • ¡Qué lidia!

    No saben acaso los colombianos que las reses se engordan con anabólicos y esteroides. Que comerse un ...

Diciembre, 2019
  • ¡Ya ni medios!

    Porque en las calles, en las esquinas, en cualquier parche social de aquellos en los que se conspira ...

Mostrar más Noticias