Martes, Septiembre 25 2018

.

Animales humanos, animales no humanos

  ¿La razón o el afecto?   La siguiente cita se encuentra en el texto Diálogos sobre la Naturaleza Humana, de los Doctores Boris Cyrulnik y Edgar Morin: "No hay soberanía de lo racional sobre la afectividad sino jerarquías en constante mutación, en las que nuestros instintos bestiales terminan controlando nuestra inteligencia con tal de realizar …

Animales humanos, animales no humanos

 

¿La razón o el afecto?

 

La siguiente cita se encuentra en el texto Diálogos sobre la Naturaleza Humana, de los Doctores Boris Cyrulnik y Edgar Morin: "No hay soberanía de lo racional sobre la afectividad sino jerarquías en constante mutación, en las que nuestros instintos bestiales terminan controlando nuestra inteligencia con tal de realizar sus fines."

Así es que la racionalización de Auschwitz -la industria de la muerte humana-, es una empresa de destrucción que recurre a  los poderes racionales, técnicos del espíritu humano. Nuestra razón no controla nuestra afectividad y nuestras pulsaciones más profundas. Y este desequilibrio permanente es a la vez el origen de lo más horrible (destrucción, asesinato) y de lo más bello (Invención, creación, poesía, imaginación).
 
En este orden de ideas consideramos que hemos tenido la " fortuna" de que haya primado en nuestra vida un grande amor por nuestros hermanos no racionales…… Los Animales.
 
Por ellos hemos comprendido quizás de manera distinta como se lee filosóficamente a Hegel, que los animales son la perfección vital.
 
No hay una contemplación más extraordinaria y que nos permita acercarnos frágilmente a la pregunta Ontológica, que un cachorro de gato, una jirafa bebé, un ternero con sus ojos grandes y su olor peculiar.
 
Y como afirma Félix Guatarí , " El deseo produce lo real ", quienes tenemos a Los Animales como lo más bellamente existente en donde se recrea toda la estética posible, las mayores singularidades y el más grande misterio, aún en el sufrimiento de la mayoría de ellos compartido en toda su dimensión por nosotros, debemos considerarnos muy afortunados, porque a través de esto nos hemos reformulado como seres humanos convirtiéndonos como ellos en seres más frágiles, más sensibles, más humildes.
 
Como explica Bentham en Los Principios Morales de la Legislación: " La cuestión no radica en la capacidad de pensar o de hablar sino en la capacidad de sufrir".
 
Los procesos de aculturación que hemos sufrido en América permanentemente a partir de las distintas invasiones disfrazadas por descubrimientos, colonizaciones, búsqueda de nuevas rutas y buenas intenciones en general, han producido en los  ambientes naturales unas abruptas transformaciones en los ecosistemas y en especial su relación con el animal, considerándolo ya no como un hermano " menor" sino como un hermano servil, sumiso, domesticado, productivo y siempre a merced del capricho humano.
 
Igualmente, los nativos optan por nuevas formas de percibir y ver su entorno, de relacionarse con su mundo hasta llegar casi "genética mente" a trasmitirlo de una generación a otra reproduciendo estas conductas en lo cotidiano, atentando contra sus congéneres a través del maltrato, la humillación, la dominación, el exterminio y otras barbaries de las que son capaces los seres humanos para mostrar erróneamente su posición superior en el mundo.
 
Los seres humanos no somos algo aparte del mundo, sino que formamos parte de él, por consiguiente los gatos, perros, simios, ballenas, todos los animales no humanos son nuestros hermanos, dignos de nuestra consideración. Hay una relación entre los  seres humanos, la naturaleza, la fauna, la flora, etc. Y creemos que debemos acrecentar esa relación en el entorno empezando por  lo más cercano a nosotros; en el caso específico, los Animales que nos dan compañía, los que comúnmente se les denomina animales domésticos.
 
Vivimos en un mundo cada vez más violento. Guerras declaradas y no declaradas entre Naciones, Pueblos, Regiones etc. Un mundo de terrorismo al borde de una catástrofe nuclear, bacteriológica, ecológica.
 
El individuo tiene la obligación moral de propender por la Paz y una de las maneras para ello es proteger al animal desamparado. Nosotros pretendemos abordar una pequeña faceta de esta realidad – que no por ser pequeña carece de importancia-: La problemática del animal doméstico abandonado a su suerte. La urgencia de que muchas personas se vinculen para ayudarles a que se respeten sus derechos como seres sintientes.
 
En la actualidad ha surgido una nueva cosmovisión del hombre y de su lugar en el universo. Anteriormente los hombres " provenían de Dios" y las demás criaturas eran vistas como seres inferiores.
 
Ahora, hay nuevas posiciones con relación a esta temática: " dios está en el hombre como también lo está en el perro"
 
Cali es una ciudad de más de dos millones de habitantes, a diario nos confronta una cruenta realidad: niñez desamparada, delincuencia común, violencia intrafamiliar, desempleo y sub empleo, falta de oportunidades en todos los ámbitos y de infraestructura para las necesidades básicas (salud, educación, sitios de recreo, entre otros).

No obstante, es fácil aislarse de esta realidad; uno puede disponer de una buena  casa, un buen carro, visitar permanentemente centros comerciales y abstenerse de asumir responsabilidades frente a nuestro entorno y en especial al de los Animales.

Se debe considerar la crueldad animal como el problema serio que es además de constituir un delito en sí, también es una advertencia de otros actos violentos, pasados, presentes o futuros.
 
Se debe aprender a reconocer la crueldad a los Animales; la mayoría de estos que han sido investigados por el personal humanitario, tienen que ver con el abandono o la negligencia, faltas que se pueden resolver por medio de la educación.

La crueldad intencional o abuso consiste en negarle a un Animal comida, agua, albergue, contacto o cuidados veterinarios. También comprende la tortura, mutilación o muerte maliciosa de los Animales. Se deben reportar los casos de crueldad a animales, a su agencia humanitaria local o a las autoridades de Policía. Si el ofensor es un niño, reportar el incidente y considerar la posibilidad de hablar con sus padres, directores de escuela, profesor o acudiente.

Nunca se debe aceptar que se diga que no se trata de un hecho serio. La crueldad a los Animales siempre constituye una falta grave. es importante formar una coalición comunitaria contra la violencia, constituida por representantes de las diversas agencias involucradas en la prevención y seguimiento de la violencia. se debe respaldar la legislación agresiva contra la crueldad hacia los Animales, exigir que se cumplan estas leyes.
 
Respaldar la educación humanitaria en los colegios. Recordar que el ciclo de violencia es un problema grave, y es hora de darnos cuenta de sus inicios. De esta manera, las Entidades Protectoras de Animales hacen parte del empeño ecológico y del movimiento verde. Debemos empezar por salvar lo más cercano a nosotros: el entorno inmediato, los animales domésticos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − fourteen =

Acerca del Autor

Noticiero 90 Minutos

Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en http://t.co/5CJEjpjCZf Síguenos en Facebook: http://t.co/oONUEJfx y en You Tube: http://t.co/PHKUwg

Noticias Relacionadas