domingo, octubre 25 2020

.

Acuerdo de paz: cuatro años de primera firma en Cartagena

Entre lo bueno del acuerdo está la reincorporación de más de 10.000 hombres que inició en agosto de 2017. Algunos ex combatientes crearon sus propios proyectos productivos y se inició la actividad política de quienes conformaban la cúpula.

Acuerdo de paz: cuatro años de primera firma en Cartagena
Crédito de foto: Especial para 90minutos.co

Hace cuatro años, sábado 26 de septiembre de 2016, el Noticiero 90 minutos fue testigo de la firma del Acuerdo de Paz con las FARC.

En un evento calificado como histórico por la comunidad internacional el estado colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia firmaron un acuerdo que le ponía fin a más de cinco décadas de guerra.

Juan Manuel Santos, entonces presidente de Colombia, y Rodrigo Londoño, (Timochenko) máximo comandante de la guerrilla suscribieron el pacto en Cartagena.

Cuatro años después de la firma, Luis Alberto Albán (Marcos Calarcá) miembro del partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común en diálogo con 90 minutos, había señalado que es evidente que los indices de violencia disminuyeron en el país. Sin embargo, denuncian la falta de garantías para la reincorporación y el asesinato de 230 firmantes del acuerdo.

Para el representante a la cámara por el Valle del Cauca las comunidades en los territorios que añoraban la construcción de  la paz  sufren un nuevo ciclo de violencia,  y responsabilizan al gobierno por la apatía al proceso de la implementación del acuerdo  reflejado en el incumplimiento de lo firmado.

Le puede interesar:

Autoridades detienen y expulsan a un hijo del expresidente ecuatoriano Bucaram

 

Analistas como Diego Arias destacaron en el noticiero que entre lo bueno del acuerdo está la reincorporación de más de 10.000 hombres que inició en agosto de 2017. Algunos ex combatientes crearon sus propios proyectos productivos y se inició la actividad política de quienes conformaban la cúpula.

El analista político asegura que hubo disminución de muertes violentas y que el impacto positivo de la dejación de armas fue evidente en el país , sobre todo en departamentos como el Cauca y Nariño azotados duramente por el conflicto armado.

La ausencia de acciones oportunas y eficaces por parte del estado para llegar a las regiones que antes ocupaba la guerrilla de las FARC es uno de los aspectos que subrayan las fuentes consultadas.

Dicen: por ejemplo, falta voluntad política para cumplir con Los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial PDET.

Uno de los puntos en contra de este proceso, dicen los analistas , es que personas que hacían parte de la cúpula de la antigua guerrilla no se acogieron a los acuerdos y contribuyeron para varios disidentes tomarán la decisión de apartarse del proceso , una disidencia que va en aumento y que ahora controla los territorios que quedaron abandonados y a la deriva por la antigua guerrilla.

Analistas como Harold Montoya concluyen que “Para que este Acuerdo de Paz firmado por las FARC se haga realidad se requiere de una acción ciudadana, un compromiso de todos , requiere un debate abierto en el mundo político y por supuesto el acuerdo requiere de gobiernos comprometidos con su implementación”.

 

Lea también:

¿Cuáles son las medidas del Gobierno para cumplir el modelo de alternancia en los colegios?

Acerca del Autor

Noticias Relacionadas