Jueves, Octubre 18 2018

.

¡A Tu Salud!, por Humberto Pupiales

  Dime cómo conduces y te diré quién eres   Un reciente estudio, dice que quienes viven más cerca de su trabajo, es decir que tienen que conducir menos tiempo, son más felices y más productivos.   “La vida sin problemas, sería como conducir por una carretera sin curvas” Anónimo Sígueme en Twitter: @hpupiales   …

¡A Tu Salud!, por Humberto Pupiales

 

Dime cómo conduces y te diré quién eres

 

Un reciente estudio, dice que quienes viven más cerca de su trabajo, es decir que tienen que conducir menos tiempo, son más felices y más productivos.

 

“La vida sin problemas,

sería como conducir por una carretera sin curvas”

Anónimo

Sígueme en Twitter: @hpupiales

 

El “dime con quién andas y te diré quién eres”, puede ser, también, “dime cómo conduces y te diré quién eres

A un estudio llevado a cabo en Estados Unidos, en la década de los 80, le han seguido, en los años siguientes, una serie de encuestas de famosas marcas, con el fin de fabricar sus vehículos acordes a diferentes personalidades.

El citado estudio sorprendía (como sorprenden ahora las encuestas) tanto por lo exótico, como por sus resultados. La gran conclusión: una persona conduce su vida, como conduce su vehículo.

Aparte de lo exótico, sorprende cómo los hallazgos develan detalles especiales o rasgos particulares del comportamiento humano en la vida.

Es decir que la habilidad al volante, puesta a prueba, y trasladada a la vida, rescata una serie de indicadores muy particulares de la personalidad y el carácter, que le permiten a uno mismo autoevaluarse, algo así, como mirarse en el espejo.

Para estas investigaciones se hicieron análisis de personalidad, actitudes y valores, en hombres y mujeres, con edades promedio de 23 y los 45 años y con factores del riesgo, impulsividad y  percepciones, incluso la presión del tiempo.

Por ejemplo, existe el conductor tenso, con sus brazos y sus manos firmes sobre el volante, con la mirada fija al frente, que no mira para nada, si tiene acompañante, y poco o nada utiliza los espejos laterales o retrovisor. Tampoco disfruta de la conducción.

Otro tipo de conductor, por el contrario, es relajado al volante y pareciera que flota entre sus manos. Por instantes, una de sus manos suele dejar el timón y descanzar. El vehículo fluye entre el tráfico y cualquier impase zafa sin sobresaltos. 

El primer caso describe a una persona insegura, que no toma decisiones o tarda en tomarlas. Es el típico asentado en la sicológica “zona confort.” Tampoco disfruta el trabajo, puede ser irascible y entrar en ´shock´ o discordia con sus compañeros. Se adapta poco al trabajo en equipo. Los puntos a favor es que hace del orden un hábito y es cumplidor de las tareas.

El segundo, es seguro de sí mismo, suele disfrutar de todo lo que hace, toma decisiones y al mismo tiempo es aventurero y de avanzada en propuestas y proyectos nuevos. Aunque el orden no está entre sus virtudes, mantiene un desorden ordenado. Suele dar más y mejores resultados, con mejores tiempos de ejecución.

Hay una conducción específica, muy frecuente y que devela otra personalidad. Es el conductor belicoso, que se cree dueño de la vía, y es capaz o tiende a violar las normas. Se molesta y manotea, por el tráfico pesado, porque no le permiten avanzar o sobrepasar. Su vida, es igual.

Detalles, como conducir sin sobresaltos, la capacidad para avanzar por una vía difícil, destapada, superar obstáculos, complejas pendientes e incluso la facilidad para parquear y aún en reversa, también son muestras evidentes de cómo se conduce la vida. Hay lógica y es un verdadero espejo.

Son sólo algunos indicadores que llaman la atención de este tipo de sondeos, que permiten tener otro recurso para verse, hacer el ´selfie´, para corregir y mejorar. Para cuidar la salud, porque es necesario recordar que el estrés crónico es el responsable de cerca de 100 enfermedades, entre ellas el infarto.

Sólo para tres de cada diez personas es agradable conducir. Lo disfrutan. ¿Será que lo mismo ocurre con la vida?

No es gratuita la conclusión, de un reciente estudio, que dice que quienes viven más cerca de su trabajo, es decir que tienen que conducir menos tiempo, son más felices.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

one × 2 =

Acerca del Autor

Humberto Pupiales

Periodista de la Universidad de la Sabana de Bogotá. Maestría en Periodismo, en Buenos Aires, Argentina. Ejerce el periodismo científico desde hace 15 años. Actualmente es el Jefe de Comunicaciones y Prensa del Centro Médico Imbanaco de Cali

Noticias Relacionadas