Viernes, Diciembre 14 2018

.

¡A Tu Salud!, por Humberto Pupiales

  Prepárese para el Fin de Año:   Sea ¡buena onda!, su hígado se lo agradecerá Comience por una buena actitud, es una forma de cuidar el hígado de una descarga tóxica letal. Las emociones negativas, la mala alimentación, el licor y el sedentarismo, sobrecargan y alteran el funcionamiento del órgano capaz de limpiar las …

¡A Tu Salud!, por Humberto Pupiales

 

Prepárese para el Fin de Año:

 

Sea ¡buena onda!, su hígado se lo agradecerá

Comience por una buena actitud, es una forma de cuidar el hígado de una descarga tóxica letal. Las emociones negativas, la mala alimentación, el licor y el sedentarismo, sobrecargan y alteran el funcionamiento del órgano capaz de limpiar las toxinas del cuerpo.

“Sólo la alegría es
garantía de salud y longevidad.”
Santiago Ramón y Cajal

Sígueme en Twitter: @hpupiales

Y llegó diciembre y el Fin de Año cargado de estrés y unos cuantos kilos demás. Unas metas que no se cumplieron. ¡Pero qué va! Se pueden revertir y de la mejor manera. Tome nota.

Comience por pensar en su hígado y se dará cuenta que por allí puede encontrar la respuesta a todo o casi todo.

Primero: empiece por una ´buena actitud´. No se estrese, recuerde que por el estrés comienza una cadena letal: el mal genio o irritabilidad, la ansiedad e incluso la depresión o las frustraciones, un todo de lo mismo.

Con una buena actitud le habrá quitado una letal carga tóxica a su hígado. Se estima que un ataque de ira puede producir una descarga tóxica (producto de reacciones químicas del organismo) similar a la que produce una bandeja doble de aquellas  del palacio del colesterol.   

Pues bien, si comienza desde ya, con esa ¡buena onda!, habrá adelantado gran parte de la tarea y se estará preparando de la mejor manera para la maratón que se avecina.

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo, el que menos atención recibe y uno de los más afectados por los excesos del fin de año.

Es el órgano encargado de la labor de “quemar” la grasa, además de la desintoxicación de la sangre, por eso, si éste está saturado de toxinas se le dificulta o le es imposible desdoblar o “quemar” tantos tóxicos.

El hígado, también se encarga de producir y secretar la bilis que estimula el proceso digestivo. Ejerce funciones metabólicas y sintetiza una serie de compuestos vitales, como la producción de ciertas proteínas que circulan en la sangre y nos ayudan en los procesos de coagulación de la misma.

Pero ocurre que en esta época nos preparamos para todo. Para los regalos, para las fiestas, para el jolgorio, para las reuniones sociales y dejamos de lado al “invitado estrella”. Y cuando lo tenemos en la fiesta le hacemos el ´bullying´.

El fin de año es una temporada propicia para los desórdenes, con respuesta en los diferentes sistemas orgánicos, por cuenta del estrés, el “relax” en la actividad física, es decir, un sedentarismo acentuado y a esto, sumados los “excesos”, tanto por las comidas, como por la ingesta de licor.

Los malos hábitos se convierten en una serie de estímulos que llevan al hígado a trabajar al doble alterado su funcionamiento. El órgano se intoxica por la mala alimentación, el exceso de grasas, las margarinas, el alcohol y el escaso consumo de fibra vegetal.

Todo esto conlleva a un mal funcionamiento del colon y por ende a un mayor esfuerzo del hígado para limpiar las toxinas en la sangre. Por salud o por el mero bienestar en los días que se avecinan, es importante tener una mayor conciencia sobre cómo cuidar o preparar desde ya el vital órgano.

Alimentación saludable y estilo de vida, dicen los especialistas. Es decir evite el consumo de alimentos grasos y ácidos y el exceso de alcohol. Aumente el consumo de aceite de oliva que ayuda en el proceso de limpieza.

Se puede mantener un adecuado funcionamiento del colon, tomando agua de manera regular y fibra vegetal. Incluya en la dieta especias y alimentos amargos, porque estos contribuyen a esa limpieza del hígado. La cúrcuma, el boldo, el romero, la salvia, entre otros.

Los productos naturales como las frutas y las verduras, aportan fibra que ayudan al hígado a eliminar las toxinas del cuerpo. Estos alimentos además de aportar nutrientes y antioxidantes, contienen vitaminas y minerales necesarios para el funcionamiento normal del cuerpo.

Los vegetales de hoja verde como repollo, lechugas, brócoli, espinacas, apio, etc. y frutas como la toronja, el mango, limones, la papaya, la naranja, la manzana y la piña, son recomendadas por los médicos.

Con que usted tome la decisión de llevar una dieta sana en la que las frutas y verduras jueguen un papel principal y donde los alimentos industrializados, harinas y azúcares sean eliminados, habrá dado un paso muy importante para desintoxicar su hígado.

Además de limpiar este órgano, ayuda a desintoxicar el cuerpo y a fortalecer el sistema linfático. No hay ningún efecto indeseable.

Otro recurso vital para cuidar el hígado está en las técnicas mediante las cuales se pueda mantener la mente tranquila, como el ejercicio físico, la oración y la meditación.

Los ambientes familiares y del trabajo en armonía, deben ser una de las consignas u objetivo primordial, pues es tiempo de Navidad y otro año está por terminar. Deje de lado esa mala actitud habitual.  Evite las emociones negativas que hacen parte del estilo de vida saludable.

No olvide que no hay nada más tóxico que una mala actitud o la irritabilidad. Se indispone usted e indispone su entorno.

Si desde ahora adoptamos todos estos hábitos, no sólo estaremos preparando nuestro organismo para una sobrecarga, sino que pasaremos una temporada sin los ataques agudos, en medio de la fiesta, de las gastritis, el colon irritable, los dolores musculares, de espalda, las jaquecas, los virus, etc. y de paso estaremos previniendo problemas más complejos, incluido el sobrepeso, pasada la temporada, a comienzos del nuevo año.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 16 =

Acerca del Autor

Humberto Pupiales

Periodista de la Universidad de la Sabana de Bogotá. Maestría en Periodismo, en Buenos Aires, Argentina. Ejerce el periodismo científico desde hace 15 años. Actualmente es el Jefe de Comunicaciones y Prensa del Centro Médico Imbanaco de Cali

Noticias Relacionadas