Miércoles, Diciembre 12 2018

.

56 años de la Feria marcados por la historia y el sabor caleño

La ciudad de Cali ha sido testigo durante 56 años de fiestas, salsa, baile, comida y alegría que iluminan sus calles en el mes de diciembre.  A pesar de la celebración de festividades en la ciudad desde 1920, después de guerras civiles y grandes divisiones políticas y partidistas que se presentaron en el siglo XIX …

56 años de la Feria marcados por la historia y el sabor caleño

La ciudad de Cali ha sido testigo durante 56 años de fiestas, salsa, baile, comida y alegría que iluminan sus calles en el mes de diciembre. 

A pesar de la celebración de festividades en la ciudad desde 1920, después de guerras civiles y grandes divisiones políticas y partidistas que se presentaron en el siglo XIX y XX, no se habló de feria hasta un suceso trágico que quedo marcado en el recuerdo de los caleños de la época.

En 1956, la capital del Valle del Cauca fue testigo de la muerte de alrededor de 110 personas, a causa de siete camiones que contenían explosivos del ejército y estallo cerca al centro de la ciudad.

Al año siguiente, tras haber pasado por la tristeza a raíz de la perdida los caleños decidieron volver a sonreír. Decidieron darle un giro a la vida en la ciudad, no solo impulsando el resurgimiento económico sino devolviendo los sueños y sonrisas de cada ciudadano inaugurando la primera Feria de la Caña, con cuyo nombre buscaba hacerle honor al motor del desarrollo económico del departamento, al producto insignia de la región.

La feria en esos años contaba con presentaciones musicales, reinado de la belleza popular, la tradicional cabalgata, desfiles de muestras culturales, eventos artísticos. Un sinfín de actividades que en la primera versión duraron cuarenta días seguidos y que le daban a conocer al mundo el sentir vallecaucano.

En 1958, se celebró la segunda versión iniciando el 6 de diciembre. Participaron 100 conjuntos musicales, 38 bandas y la Sinfónica Nacional, para concluir el 13 de enero a más de 35 días de festejos. 

Un año más tarde y como atracción novedosa, el río Cali se hizo navegable. Los caleños y visitantes podían recorrerlo en botes y góndolas en paseos que duraban alrededor de quince minutos a tan solo dos pesos por persona. 

Llegando a 1960 se optó por realizar los primeros bailes en barrios de la ciudad para popularizar el festejo. En ese mismo año se entregó también el primer premio Señor de los cristales, al torero Gregorio Sánchez.

Sin embargo, no fue sino hasta 1962 que la feria empezó  a abrir con la clásica cabalgata cada 25 de diciembre. Ese mismo año, se inició con una de las tradiciones que continúan hasta el día de hoy y son obligadas para la ciudad. Con 15.000 bombillos se adornaron calles y parques dándole paso al primer alumbrado público. La excepción a la regla se dio en el año 1967, en el que se suspendió la tradicional cabalgata debido a un brote de encefalitis equina.

En 1978, fue la primera vez en la que el mundo se enteró que las caleñas son como las flores, al quedar la canción como ganadora del Disco de la Feria. Este mismo año trajo consigo toda la indumentaria propia de estas fechas. El sombrero, la bota y las almohadillas se volvieron tradición.

La Calle de la Feria es otro de los eventos que por años fue representativo de la celebración. En 1988 nació como la fiesta más grande del mundo. Duro seis días, ocupando trece cuadras de la Calle Quinta, hasta las seis de la mañana.  No obstante, en 1991 fue suspendida dándole paso de vuelta a las verbenas populares.

Como en la actualidad, los niños también estaban invitados a hacer parte de este evento lleno de historia y color. Pero no fue sino hasta 1996 que se creó la primera cabalgata infantil con 6000 niños, recorriendo las calles en sus caballos de palo.

Ya la feria estaba casi completa, casi igual a como la conocemos hoy en su versión 56. Así, en el 2001 volvió la Calle de la Feria, con 100 bailarines que inauguraron la celebración. Al año siguiente se realizó el primer Superconcierto de Jóvenes en el que participaron grandes artistas como Carlos Vives, Fito Páez y bandas de rock en español.

Fue precisamente la feria del 2002, en la que más de un millón de personas asistieron a los eventos programados dejando un alza considerable en la economía de la región. Aunque el motivo principal es avivar la alegría de los ciudadanos, la feria se ha convertido en un buen momento económico por el incremento en el turismo.

Pasados varios años, en el 2008 se tomó la decisión de transformar la conocida Calle de la Feria, convirtiéndola en el Salsódromo, un desfile de bailarines de salsa uniendo todas las escuelas de la ciudad, para que recorrieran las calles cual Sambódromo en Brasil.

Sin duda, la música es el hilo conductor del festejo. Al evento han asistido importantes artistas nacionales e internacionales como Celia Cruz, El Grupo Niche, Richie Ray y Bobbie Cruz, La Billos caracas Boys, La Sonora Matancera, Piper Pimienta, Carlos Vives, Óscar DLeón, entre muchos otros.

Cali, se convirtió en un referente de la salsa, no solo por la música sino por la forma tan particular de bailarla. Esto se dio principalmente por Richie Ray  y Bobby Cruz, quienes en una de las versiones se presentaron en la Caseta Panamericana, deleitando con su ritmo a 7300 espectadores. Ese día el bugaloo sonaba más acelerado, los discos que eran de 33 revoluciones, se convirtieron en 45 que movían los pies de los caleños a velocidades impensables.

Este año no será distinto a los 56 anteriores. Será uno más a la larga lista de sabor, que año tras año se renueva. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

four × 4 =

Acerca del Autor

Noticiero 90 Minutos

Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en http://t.co/5CJEjpjCZf Síguenos en Facebook: http://t.co/oONUEJfx y en You Tube: http://t.co/PHKUwg

Noticias Relacionadas