Viernes, Abril 28, 2017

.

Motociclistas sin Dios ni Ley

Pico y placa para las motos, pero por supuesto que sí. El que anda en carro también tiene la misma necesidad de movilizarse y, seguramente, tampoco le sobra la plata para utilizar un transporte alterno.

Motociclistas sin Dios ni Ley

Da igual que hayan fotomultas, guardas, policías, normas que intenten poner en cintura a los motociclistas, sencillamente la inmensa mayoría de motociclistas se pasan por la faja todo lo que pueda implicar un mediano orden.

No hay norma que valga, cuando en la práctica nadie quiere asumir el costo político de hacer que las cosas funcionen  aparentemente bien.

No importa que…

  • La mayor cantidad de víctimas fatales en un accidente, son los que viajan en moto.
  • Viajen sin los cascos adecuados y muchísimas veces ni siquiera correctamente abrochados, por no decir cuando sencillamente ni siquiera los utilizan.
  • Transiten con parrillero hombre.
  • Utilicen las motos de colectivo llevando tres y hasta cuatro pasajeros (niños en muchos casos).
  • Que lleven a menores de edad sin protección alguna.
  • Se crean Rossi o Pedrosa haciendo carreras en la ciudad.
  • Transiten por todo lo ancho de la vía, cuando deberían transitar por el carril derecho (o si no para que se gastaron esa millonada en señalización contaminante, pidiendo que lo hagan así).
  • Los guardas que deberían dar ejemplo, también conducen en zigzag, y para rematar sin utilizar las benditas luces direccionales.
  • Los policías abusen de su uniforme y cuando ya no están en servicio, vayan en motos particulares también infringiendo todas las normas.
  • “Chateen” mientras conducen.
  • Hablen por celular, cual equilibristas, colocándolo entre el “casco” y la oreja mientras van a toda velocidad.
  • Se pasen los semáforos en rojo.
  • Hagan maniobras indebidas (subirse andenes, cruzar vías de manera irresponsable, etc).
  • No tengan pico y placa.
  • Bloqueen las vías cuando van de escoltas en cortejos fúnebres.
  • Hagan caravanas y se tomen el Túnel de la Avenida Colombia.
  • Los motoratones se multipliquen sin nadie que los confronte.
  • Hayan convertido la discusión de cómo poner orden, en una absurda guerra de ricos y pobres entre los que andan en carro y en moto.

Aquí lo único que importa es que no hay forma de resolver esta inmensa cantidad de problemas, si realmente no existe una verdadera voluntad desde el Alcalde para abajo (léase todos los funcionarios relacionados con el tema de la movilidad).

Es más que evidente la inoperancia que tienen los guardas de tránsito para poder ejercer la autoridad.  Es muy entendible que ellos vean a una moto con parrillero hombre y prefieran hacerse los de la vista gorda, para así evitarse un posible problema.

Y NO, NO estoy diciendo que todos los parrilleros hombres son delincuentes, ni muchísimo menos, pero evidentemente pretender imponer el orden simplemente armado con una comparendera, no tiene mucho sentido.

Cali necesita que el control lo ejerza la Policía de Tránsito.  El arma intimida y no nos digamos mentiras.

Pico y placa para las motos, pero por supuesto que sí.  El que anda en carro también tiene la misma necesidad de movilizarse y, seguramente, tampoco le sobra la plata para utilizar un transporte alterno.

Exigencia total en la utilización de cascos homologados y debidamente abrochados.   Ya que los concesionarios de moto venden casi que con la cédula, se debe trabajar con ellos para que sea obligatorio que entreguen dos cascos homologados en la ecuación.

Utilizar cámaras de seguridad y fotodetección para identificar a los que se creen pilotos de Moto GP o de Motocross, o colectivos de transporte, para ir, como dirían los españoles, a por ellos.

Un transporte público masivo digno y subsidiado, para cubrir las rutas que “suplen” los motoratones, para enfrentarlos con los pantalones bien amarrados.

La permisividad y falta de determinación de nuestros dirigentes, han hecho de la Sucursal del Cielo, la Capital de “Aquí Se Hace lo que Se Quiera”, por decirlo de una forma medianamente decente.

Cali es un caos en movilidad. Se tienen las herramientas para revertir el problema, pero tan sólo faltan dirigentes con disposición de asumir el costo político y ejecutar un plan integral que soluciones este berenjenal.

La pregunta del millón es: ¿Será que los dirigentes que tenemos son capaces?

 

Hermes Ruiz Rincón

@hermesruizrinco

Acerca del Autor

Hermes Ruiz

Economista y MBA experto en soluciones tecnológicas aplicadas al mundo empresarial (Recursos Humanos 2.0, Estrategias Digitales, Accountability, Gestión del Conocimientos, Universidades Corporativas, etc). Me he desempeñado como Keynote Speaker en diversas universidades y foros especializados en países como España, México, Colombia, Uruguay, Argentina, Chile, Ecuador, entre otros. Actualmente soy Responsable de Optimismo y Soluciones WOW de OleWow Solutions’ Inventors, Representante de la Green Citizen Foundation, Miembro de la Junta Directiva de AIESEC Alumni Colombia, Presidente de la Alianza Iberoamericana de Consultoría, Miembro del Equipo Directivo del Green Citizen World Congress 2015 y Director de la Revista Visión MIPyme.

Noticias Relacionadas