Mié, 05/13/2015 - 10:03
La ONU reconoce que la esclavitud, que solo acabó en promedio hace 160 años, fue un sistema económico que se constituyó a causa de la actual pobreza, indefensión, atraso y racismo que padecen los afro descendientes en todo el mundo.
node
Foto: Especial para: www.90minutos.co

Esta es la primera de muchas columnas que espero escribir para el Noticiero 90 Minutos,  y acepté gustosamente esta invitación porque primero, requiere DISCIPLINA y me encanta promocionar, exigir y asumir este valor todos los días; y por otro lado porque Guido Correa nuestro Director, cuando le advertí que yo no tengo “pelos en la lengua para cantar verdades” me dijo: “Lo único que no puede hacer es insultar o decir mentiras”. Nunca miento, pero me temo que algunos saldrán insultados, y de antemano advierto que no es mi intención.

En diciembre de 2013 La Organización de las Naciones Unidas - ONU (máximo órgano de participación y gobierno del planeta) en Asamblea General, emitió la Resolución 68/ 237 conocida como la PROCLAMACIÓN DEL DECENIO DE LOS AFRODESCENDIENTES, la cual manifiesta que desde Enero 1 de 2015 hasta diciembre 31 de 2024, el mundo “al proclamar este decenio, la comunidad internacional reconoce que los afro descendientes representan un grupo específico cuyos derechos humanos deben promoverse y protegerse”. La ONU reconoce que la esclavitud, que solo acabó en promedio hace 160 años, fue un sistema económico que se constituyó a causa de la actual pobreza, indefensión, atraso y racismo que padecen los afro descendientes en todo el mundo.

Reconocimiento, Justicia, Desarrollo y Eliminación de formas múltiples o agravadas de discriminación son los cuatro ejes que la Resolución otorga como ejes en el plan de acción del Decenio Afro.  Pero en Colombia, El Decenio ha pasado de agache y nadie sabe que estamos ante un mandato global por los afro; con decirles que hicimos una encuesta en la Calle 5ta. con 34 y de 30 personas que fueron consultadas ninguna sabía que era el “tal Decenio Afro” ni menos “con que se come eso”. Si ya es grave que en Colombia no se sepa sobre esto, resulta imperdonable que Cali, la ciudad con la segunda mayor población afro en Latinoamérica, sea ajena a este tipo de acontecimientos, mas allá de los que quedamos como locos hablando de este tema. No he escuchado a ningún candidato a concejo, asamblea, alcaldía o gobernación hablando de esto en sus propuestas de gobiernos, mas conocidas como “promesas de campaña” y advierto que candidato que no maneje este tema en Cali y el Valle, será un Alcalde o Gobernador de “medio pelo”, pues esto no es nada menos que un mandato con el que todo gobierno local, regional y nacional debe sintonizarse.

De manera que espero escuchar este tema en nuestros candidatos, porque de lo contrario no contarán con mi voto, y espero que tampoco con el de los Caleños y Vallecaucanos sin importar la raza o etnia; que entiendan que el desarrollo del Valle del Cauca y Cali, no podrá lograrse sino está incluida una población que merece, necesita y exige ser vinculada con dignidad a todo los niveles de desarrollo.

 

Cambio de Tercio

Soy como casi todos los miembros de mi familia, un aficionado al Boxeo, y debo reconocer que Floyd Mayweather no es un pugilista de mi gusto, porque para mí es carente de toda pasión en el ring, este hombre es el más técnico boxeador que he visto, y si me preguntan si Marvin Hagler, Tommy Hearns, o “ManoEpiedra Duran” le ganarían, les respondo que no, de pronto mi tocayo “Sugar” Ray Leonard, pues Mayweather es perfectamente aburrido y nunca se arriesga;  Eso sí la pelea contra PacMan fue la mejor que ha dado Mayweather en los últimos 10 años, dio más box de lo que habitualmente da, y tuvo unas idas a las cuerdas que los ojos de los que no saben de este deporte, creyeron que eran golpes certeros del Filipino, cuando solo fueron guantazos que impactaron en una impenetrable defensa de Floyd.

Reconozco también que Mayweather es un hereje al profanar a mi ídolo Muhamen Ali diciendo que él es el más grande; pero vaya manera de ganar audiencia y por ende una mega audiencia que superó al Superbowl como espectáculo de marketing.

Floyd Mayweather: mientras tus provocaciones solo sean para generar más rating y para facturar más dinero, estarás lejos de ser como Ali, quien provocó al mundo para dignificar su raza.