Mar, 07/07/2015 - 07:19
En solo 15 años un género provenientes de los guettos puertorriqueños, le dio no solo la vuelta al mundo, sino que generó bienestar e industria para ese país;  en solo 15 años jíbaros y toda suerte de delincuentes de la isla del encanto, se convirtieron en empresarios que generan entre conciertos, merchandincig, música digital, y brandig más de 50 millones de dólares. 
node
Foto: Especial para: www.90minutos.co

El reguetón es un género urbano muy conocido en el mundo entero y a su vez ha resultado controversial, por cuanto sus letras y baile encierran, según, muchos contenidos y mensajes negativos por la carga de obscenidad y apología al delito.  Pero lo que tal vez no se ha analizado del reguetón son sus cifras.

El reguetón es un género musical que nace en Panamá y se remonta a los finales de los años 80 con el “General” intérprete de muchos éxitos como “Rica y apretadita” y “Muévelo”, entre muchas otras, pero definitivamente cuando este rito llega a Puerto Rico es que toma su verdadera potencia. Este artículo no pretende hacer un recuento del género; por eso me permito hablar de este ritmo en su contexto actual.   Fui abogado de ‘Don Omar’ para Colombia y conocí lo que es un contrato para la presentación de este artista;  el valor de la presentación es de 200.000 U$, casi 500 millones de pesos libres de impuestos, y sus condiciones comprenden 20 habitaciones en hotel 5 estrellas, 2 busetas, 2 camionetas y por supuesto tiquetes aéreos para su banda y jet privado para él.

A esto deberíamos apostarle. No me refiero a los jets privados y todo el lujo que exigen estos artistas, me refiero a que empecemos a entender que estos artistas son empresas en sí mismo, que venden y distribuyen un producto o servicio que es, de una u otra forma, entretenimiento, y nosotros como ciudad de Cali y región del Pacífico, tenemos todo para producir, comercializar y exportar entretenimiento.

Digámonos las verdades y dejemos de hablar desarrollo comparado, alegando el discurso de la innovación y las tecnologías (TIC´S); nosotros no somos Silicon Valley (epicentro de la industria digital), somos el Valle del Cauca; No somos Wall Street (epicentro financiero), somos 7 esquinas en Aguablanca;   No somos Detroit (epicentro automotor), somos es Pacífico. La Salsa es la marca que nos ha caracterizado por años y es hora que tengamos más.

En solo 15 años un género provenientes de los guettos puertorriqueños, le dio no solo la vuelta al mundo, sino que generó bienestar e industria para ese país;  en solo 15 años jíbaros y toda suerte de delincuentes de la isla del encanto, se convirtieron en empresarios que generan entre conciertos, merchandincig, música digital, y brandig más de 50 millones de dólares al año cada uno de los top 10 del género y más de 10 millones de dólares al año artistas que llevan en la escena reguetonera menos de 8 años.  Imaginen cuántas disqueras y empresarios de todo tipo relacionados con este género tiene ahora Puerto Rico, como PINA Records, Looney Tunes Noriega; productores millonarios como ‘Eliel’, todos trabajando, produciendo capital y sobre todo incrementando el Pib de la isla.  No digo que Puerto Rico esté bien, pero sí estoy seguro que el reguetón ha generado de lejos muchos más ingresos y empleos que cuando no existía.

En Cali y todo el Pacífico tenemos ritmos como la Salsa Shocke y los derivados de los ritmos de nuestro literal, que no hemos analizado con detalle. Un grupo de Salsa Shocke como ‘Los Traviesos’ (La Rumba va sola) o ‘Cali Flow Latino’ (Ras Tas Tas) generaron el año pasado un aproximado de 1.500 millones de pesos cada uno, y aclaro que producir no significa que se llevaron para sus casa esa plata, sino que movieron ese dinero mediante bailes, conciertos, descargas y visitas; aunque no soy su contador y no conozco oficialmente sus ingresos, sí se hacer cuentas.  Estos grupos tienen cerca de 3 años de formados, pero díganme entonces ¿qué actividad lícita puede generar semejantes números y beneficios? 

Hoy la Salsa Shocke está pasando una leve crisis, que puede incrementar si los “supergenios” de la política no intervienen.  En 2014 sonaban en la radio de Bogotá 10 canciones de Salsa Shocke, hoy solo 2. En Cali el año pasado sonaban 30 canciones y hoy solo 10. La culpa de esto es compartida y creo que el público se fastidio de ritmos, aunque pegajosos, no dicen nada, ni siquiera chistoso, anecdótico o popular como lo era “El Bochinche”,“La Tusa” o“La Rumba Va Sola”, lo cual es responsabilidad de los músicos, que deben hacer música para bailar, gozar y reír.  La ‘Payola’, que es lo que cobran los programadores de radio a los artistas para sonar y pegar las canciones, y los dirigentes que no tienen ni idea la mega oportunidad que representa la industria cultural como estrategia de desarrollo.

Por eso hay que invitar a entidades como los Grammy, Latin Grammy, Billboard, Sony, Universal, etc, en fin; a las empresas y entidades que tienen mayor influencia en la industria musical, para convencerlos de ayudar nuestra paz con lo que ellos tienen a su alcance y es fomentar nuestra INDUSTRIA CULTURAL.