Jue, 11/19/2015 - 11:47
El tiempo va pasando rápido. Y cuatro meses es el espacio que al calendario da para que Colombia vuelva a tomar la senda.
node
Foto: Especial para: www.90minutos.co

Cero y van cuatro partidos. Y Colombia ahí con cuatro puntos. Por debajo de la media inglesa, pues debería tener por lo menos seis.

Muchas caras nuevas en la anterior convocatoria, y muchos que quieren que regresen las de Brasil 2014, como Cuadrado, Armero, Zúñiga y algunos hasta han solicitado que reencauchen a Yépez.

Otros han pedido que regresen Aldo Leao Ramírez, Aquivaldo Mosquera, Darwin Quintero, Dayro Moreno, Harold Preciado.

Vaya presión la que tendrá el profesor Pekerman en su navidad. Tendrá que armar un “pesebre “lleno de esperanza para que los colombianos vuelvan a  creer en que hay como llegar hasta a Rusia, y que los que no alcanzamos a ir a Brasil, podremos disfrutar de esa fiesta.

Y del pesebre,  llegada de reyes,  vacaciones y el regreso colectivo después tendremos una larga sequía futbolística hasta el 2016 por cuenta de la selección. Hasta el 25 de marzo del 2016, las camisetas amarillas, esas  mismas que se han puesto en las buenas, y sufriendo en las malas, volverán a desfilar por nuestros centros comerciales, talvez olvidando que la selección solo tiene cuatro puntos.

Ese 25 Colombia visitará a un rival muy complejo, Bolivia en La Paz con su mítica altura. Y tres días después el regreso a Barranquilla a enfrentar al nada más y nada menos que líder Ecuador, que según los estimativos podría llegar con 15 puntos, si derrota en Quito a Paraguay. Que tono tendrán las camisetas amarillas, si Colombia pierde ante Bolivia, lo cual está dentro de los estimativos, y Ecuador llega con 15 puntos, es decir 11 por encima nuestro?

Bueno vamos sacando cuentas, el camino rumbo a  Rusia no se está viendo tan claro. Pero cambiemos el tercio, Colombia se sacude y derrota a Bolivia y Ecuador pierde. Muy bien tendríamos un duelo entre un equipo con 12 puntos frente a otro con 7, es decir, los hermanos ecuatorianos, aun derrotados como locales, llegarían doblando a nuestro combinado.

Pero si derrotaremos a Bolivia. Si tendrá Pekerman la fórmula, para que el equipo vuelva a tomar la senda. Podremos encontrar ese líder, a o Masherano en Argentina, que piden a gritos el pibe y el Totono.

El tiempo va pasando rápido. Y cuatro meses es el espacio que al calendario da para que Colombia vuelva a tomar la senda.

En ese espacio valdría la pena reconsiderar si el efecto Barranquilla funciona o no, y si ya no infunde temor porque todos los jugadores, incluidos los nuestros, les dan duro el calor y la humedad. Incluso algunos consideraron que les dio más duro a los colombianos que a los argentinos en el reciente encuentro.

Y ahí surge una solicitud propia, porque no jugar en Cali los partidos venideros? Porque no repartir por otras ciudades la economía que genera en cada visita el seleccionado? No sería estratégico jugar en otra plaza?

Bueno esta iniciativa quiero compartirla con los mandatarios electos, con la dirigencia gremial y deportiva regional, con la prensa deportiva caleña.

Cali es la capital deportiva de América, en los últimos 4 años ha organizado Juegos mundiales, mundiales de atletismo de menores, paradas mundiales de ciclismo.

No sé si las normas de la Conmebol no lo permitieran, pero si es factible, arriesguémonos a liderar una iniciativa y traer a la selección a jugar en la capital vallecaucana la eliminatoria. Ya Barranquilla ha tenido muchas oportunidades. Bogotá también y Cali?

Bueno y si no es en este eliminatoria, que sea en la próxima. Pero Cali debe apostar por este tema para seguir consolidando su reputación como capital deportiva de América.