Lun, 07/13/2015 - 08:30
Primero las Farc tuvieron el control, luego los paramilitares y ahora las bandas criminales, hoy, operando bajo los nombres de ‘Urabeños’, ‘Rastrojos’ o ‘Empresa’.
node
Foto: Especial para: www.90minutos.co

Este fin de semana, y estando aun con los sistemas del virus del Chikungunya,  recibí la buena noticia, la red de Plataforma de Periodismo, ‏@PlataformadP, decidió publicar tres de mis informes dedicados al sufrimiento, al dolor y a la desesperanza de las familias en situación de desplazamiento en Buenaventura.

Fueron tres entregas donde logré evidenciar la presencia insurgente en los barrios de bajamar y el dominio total del paramilitarismo.

Los testimonios donde líderes me narraron cómo, desde hace décadas, los grupos armados ilegales se pelean por dominar el puerto, los barrios más humildes y su zona rural.

Primero las Farc tuvieron el control, luego los paramilitares y ahora las bandas criminales, hoy, operando bajo los nombres de ‘Urabeños’, ‘Rastrojos’ o ‘Empresa’.

Así Colombia se enteró del horror de las “Casas de Pique”, verdaderas carnicerías humanas.  Cada grupo sembró el miedo y el terror al desaparecer o desplazar gente y el trofeo siempre eran los barrios de bajamar con acceso a los esteros.

Una bomba de tiempo a la que hay que sumarle la pobreza y la decidía del estado frente a Buenaventura

En su presentación, la Plataforma de periodismo resume así este trabajo periodístico:

“En el Departamento del Valle, en Sabaletas, corregimiento de Buenaventura, los grupos paramilitares cometieron una masacre catalogada por la OEA como crimen de lesa humanidad. En 1995 Las Autodefensas Unidas de Colombia -AUC- considerados por diferentes organismos gubernamentales como un grupo terrorista, asesinó a sangre fría a catorce habitantes de esta población rural.

 En el informe del noticiero 90 Minutos, presentado en julio de 2011, se cuenta cómo los pobladores de esta zona rural hacen memoria de estos actos de violencia y muestra cómo esta vereda hace resistencia para no ser víctimas de desplazamiento por los grupos paramilitares.

Con la toma de fotografías en los lugares donde se perpetuaron los asesinatos, los habitantes de Sabaletas intentan sanar además de recordar, para no olvidar estos hechos. Así los familiares y amigos piden que se respete la memoria de sus muertos y argumentan que las personas asesinadas no eran guerrilleros por lo que no se justifica el asesinato por parte de las autodefensas. Exigen se limpie el nombre de la comunidad y que no se siga diciendo que en la población de Sabaletas hay guerrilleros.

En esta serie de tres informes de 90 Minutos, llamada “Serie víctimas paras. El cementerio de las AUC”, se conoce que son 2.500 familias que luchan por sobrevivir en un terreno que fue cementerio clandestino de las AUC. Alias “El Cabo”, uno de los cabecillas del Bloque Pacífico, aseguró que en el puerto de Buenaventura hay cerca de 38 fosas sin contar; los 400 muertos que se le atribuyen a este grupo armado ilegal..

Esta serie del noticiero 90 Minutos ayuda a visibilizar el sentir de las víctimas de los grupos paramilitares y contribuye al esclarecimiento de la verdad frente a los crímenes y masacres que ha sufrido la población del Valle del Cauca”.

El último informe de la HRW reconoce que las medidas implementadas por el Gobierno arrojaron algunos resultados positivos, entre ellos la captura de más de 280 presuntos miembros de ‘los Urabeños’, ‘la Empresa’ y ‘las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC)’, los tres principales grupos sucesores del paramilitarismo en Buenaventura.

Para HRW, sin embargo, los resultados aún dejan mucho que desear.

Aquí en enlace de los informes periodísticos:

#Historias: Serie sobre las víctimas de Sabaletas: El cementerio de las AUC de @miguelApalta http://buff.ly/1UJVC4