Lun, 07/13/2015 - 08:35
Lo que se vio en el 12 de Octubre a muchos, como a mí, nos dejó contentos. Y no porque sea el mejor triunfo o porque se haya mostrado el mejor fútbol (realmente no, porque hay que mejorar un poco las transiciones de defensa a ataque), pero sí, porque permitió ver a un equipo serio, comprometido y con ilusión de volver a la “A”.
node
Foto: Especial para: www.90minutos.co

Me gustó lo que hizo América. Me gusta América y le tengo fe al América. Lo de ayer en Tuluá, aunque fue contra un equipo de mitad de tabla, fue positivo porque hizo respetar su casa y arrancó con pie derecho,  en lo que parece, ser el camino hacia la primera categoría.

En la cancha se vio un equipo ordenado. A diferencia del semestre pasado, cuando se veía a un América con intenciones, pero sin criterio; ayer se vio un equipo que tuvo que acelerar cuando lo necesitó y hacer la pausa cuando era necesaria, no siempre como hace seis meses.

El marcador parece ser contundente. Los goles de Urueña, Tapiero y Mercado, son un respiro para una hinchada que acompañó el inicio de una nueva ilusión.

Sí, América pinta bien y para mí, después de cuatro años, tiene la pinta más clara para subir a la primera división del balompié colombiano.

Sin embargo, América no puede descuidarse. Los comienzos son mentirosos y dejan mucho que decir. No todo el que arranca bien, termina bien y de eso, los escarlatas sí que saben. América debe luchar por mantener una regularidad, futbolística, pero es más necesaria, una regularidad grupal y mental.

Fernando Velazco debe inculcar lo que los jóvenes americanos no han mostrado en los últimos semestres donde ha estado lejos de subir, categoría. América es un equipo que merece respeto, desde el primero, hasta el último día de entrenamiento, y los jugadores deben inculcarlo.

La llegada de jugadores como Henriquez, debe tener ese fin. Los de experiencia, no deben estar en el equipo solo por culminar una carrera y sacar una tajada de dinero. América necesita de jugadores que, no solo interpreten 90 minutos en una cancha, sino el sentir de una hinchada que está ávida de triunfos.

Lo que se vio en el 12 de Octubre a muchos, como a mí, nos dejó contentos. Y no porque sea el mejor triunfo o porque se haya mostrado el mejor fútbol (realmente no, porque hay que mejorar un poco las transiciones de defensa a ataque), pero sí, porque permitió ver a un equipo serio, comprometido y con ilusión de volver a la “A”.

A mí América me gusta. No soy partidario de volcarme hacia un equipo, porque cuando normalmente lo hago no le va bien, pero creo que este América tiene condiciones y criterios para regresar a un fútbol, que a mí parecer, poco a poco toma mayor relevancia y mayor sentido.

Así, que la invitación es para que los hinchas americanos vuelvan a creer en un equipo. Hay que mantener la ilusión, hay que mantener las ganas, pero no hay que creerse los mejores. Los rivales de América en la “B”, como Bucaramanga, Cartagena y, en ocasiones, Leones, son de mucho cuidado, pero su inexperiencia los puede hacer pinchar. América debe ir paso a paso, como un equipo pequeño, que necesita recuperar su grandeza.