Lun, 06/01/2015 - 09:39
Los juveniles del Cali llevaron al equipo de Fernando Castro a una final, cuando nadie creía en ellos. Una columna vertebral liderada por Andrés Pérez, maduró "viches" a una nómina que no supera los 24 años.
node
Foto: Especial para: www.90minutos.co

Me les quito el sombrero. Un aplauso a la verdadera cantera de un equipo profesional. El Deportivo Cali, es firme candidato al título porque tiene a pelaos con las ‘pelotas bien puestas’.

Su promedio de edad es de 24,4 años. Del 11 titular, 7 son canteranos, pero tienen la jerarquía de muchos partidos encima. Deportivo Cali es un cultivador de estrellas.

Estrellas que hoy están en camino para entregarle el noveno título al conjunto azucarero; número de triunfos que pueden ser injustos en el balompié colombiano para un equipo que le ha dado tanto.

Anoche en Palmaseca, el equipo de Fernando 'Pecoso' Castro dejó en el camino a un Millonarios que levitaba por el nombre de sus jugadores. Uno a uno, los embajadores eran mucho más que Cali, pero en la cancha, uno a uno, los canteros fueron más que sus rivales.

La definición desde el punto penal fue injusta. Casierra, Preciado, Roa y Candelo,  cuatro canteranos, hicieron todo para que el partido se definiera en los 90 minutos; pero como el fútbol nunca dejará de ser fútbol, para llegar a un título hay que sufrir antes y bien que se hizo.

Quienes estuvimos en el estadio no solamente fuimos testigos de un espectáculo que brindó la tribuna con sus más de 30 mil asistentes, sino de un fútbol que mereció terminar, para cualquier lado, cuando el árbitro dictara el pitazo final.

Sin embargo, el fútbol quiso que esta vez fuera otro el héroe que saliera en brazos. Ernesto Hernández, aunque no es canterano ni joven, también calló a más de uno, y vuelvo a incluirme, a la hora del té.

El golero azucarero se hizo grande debajo de los tres palos y con dos penales, muy bien atajados, le entregó la oportunidad al Cali de volver a disputar una final en menos de dos años. Los pelaos con las ‘pelotas bien puestas’ están haciendo grande a un equipo que estaba perdiendo su memoria.

Hoy la historia ya es otra. Fernando Castro tiene el reto de romper los récords que al Cali le gusta acumular. En el 96 rompió con 22 años sin un título y ahora, tiene la tarea de volver a campeonar después de 10 años. Fernando Castro, es el padre del Deportivo Cali y nadie lo puede negar.

Y en su camino estará Medellín, un equipo que, no solo se ha convertido en un clásico rival azucarero, sino que trae a Leonel Álvarez, un personaje que viene con sed de revancha contra la junta directiva.

Lo importante, es que el Valle del Cauca volverá a tener una final y todo por culpa de pelaos como Balanta, sigo diciendo que es el mejor de todos; Mera, Palacios, Roa, entre otros, que tienen el carácter de enfrentar este duelo y las 'pelotas' para darle una nueva estrella al Cali.

PDT: Después de los pelaos, me quito el sombrero a un señor de apellido Pérez y que, después de la afortunada salida de Mondragón del Cali, asumió el liderazgo de un equipo que necesitaba a un gladiador en la cancha.

Señor Andrés Pérez, si el Cali sale campeón este semestre es culpa suya. Usted es el responsable, junto al 'Pecoso', de comandar a un equipo que, en pañales, luchó contra los más experimentados en Colombia.

Usted merece lo que la hinchada le da partido a partido, y la hinchada merece que usted levanté un título para el Cali. Sus palabras han llenado de orgullo y pasión a los seguidores azucareros, y aunque lo he criticado por muchas este semestre, tengo que reconocer, que si el Cali es campeón usted es el que mejor tiene las 'pelotas puestas'.