Jue, 09/17/2015 - 08:23
Para el segundo semestre ‘Pecoso’ toma la decisión de cambiar de discurso, y frente a ese cambio de discurso, creo que todos debemos ser consecuentes.
node
Foto: Especial para: www.90minutos.co

Pensar en la campaña del Deportivo Cali 2015 es analizar una campaña salida de todo contexto y que no estaba en los planes de muchos. El Cali armó un grupo para dos temporadas y en solo seis meses se encontró con un título, producto de una serie de coincidencias que se sumaron para que el objetivo llegara mucho antes de lo que estaba planeado.

La estructura montada alrededor de la cantera de las divisiones menores, no es una estructura que históricamente de resultados inmediatamente, pero afortunadamente para el Cali, se dieron una serie de factores que terminaron entregándole la novena estrella al equipo.

Pocos podían creer en febrero que ese equipo, que de la mitad para adelante tenía un promedio de edad no superior a los 20 años, iba a ser el más goleador del campeonato, iba a sacar al hombre con mayor número de anotaciones del torneo e iba terminar dando la vuelta olímpica, pero al final así ocurrió.

En el primer semestre, el Deportivo Cali encontró rápidamente la vía de progresión después de golear a Millonarios, después de pasarle por encima a Nacional  y después de superar dos o tres obstáculos importantes como visitantes.

Esos factores hicieron que los jugadores se dieran cuenta en la primera parte del año que tenían con qué pelear y conseguir la estrella, y al final la consiguieron.

Para el segundo semestre ‘Pecoso’ toma la decisión de cambiar de discurso, y frente a ese cambio de discurso, creo que todos debemos ser consecuentes. Ya el Cali consiguió un objetivo que muchos creían debía ganar en noviembre o en diciembre y lo consiguió a mitad de año.

Ahora hay que invitar al hincha a que tenga paciencia a que entienda que la estructura que se está montando ya no es para el 2015, sino para el 2016.

Lo que sí me parece es que a esta altura, con el discurso que se está entregando de trabajar con un grupo con mira a la Copa Libertadores del próximo año, lo que se debería hacer es comenzar a montar, desde ya, el equipo que se va preparar para la Copa Libertadores.

De no hacerse el segundo semestre se va a perder, no solo porque los resultados no lleguen, sino porque sería muy a la carrera, muy encima, y casi improvisado, comenzar a reforzar un grupo en enero o febrero del 2016 para la próxima Copa Libertadores.

Esa serie de incoherencias no pueden caber en un equipo que ha mostrado planificación y proyección en su trabajo, por eso el discurso tan bien entregado, tan bien estructurado y también dado por el equipo técnico y el grupo directivo del Deportivo Cali, podría convertirse en una contradicción, si desde hoy mismo no comienzan a planear en contrataciones y en nombres de los refuerzos del Cali para el 2016.