Mar, 09/01/2015 - 21:44
Increíble pero cierto, parece que estamos condenados a que el ingenio se utilice para el mal, para robar, para quitarle la tranquilidad a los que a diario sudan la gota gorda para generar ingresos y seguir adelante sonriéndole a la vida.
node
En la banca, al caído... caerle!!!

“Parece que le clonaron la tarjeta”, así de sencillo, así de doloroso para el dueño de la tarjeta que tiene guardada celosamente en su billetera, se lo dicen en el Banco.

Cómo es posible que con tarjetas con chip, si no se la he prestado a nadie, la tengo en mi billetera, me la puedan clonar, espeta el tarjetahabiente.

“¿Usted la utilizó en una bomba?”, le preguntan; pues claro muchas veces, responde. “Parece que están clonando en esos sitios” le puntualizan.

Increíble pero cierto, parece que estamos condenados a que el ingenio se utilice para el mal, para robar, para quitarle la tranquilidad a los que a diario sudan la gota gorda para generar ingresos y seguir adelante sonriéndole a la vida.

Pero a ese talento detectado para el mal, toca sumarle las perlas del sector financiero. Otros que con sus abusivas tasas de intermediación bancaria, cobros elevadísimos  a sus clientes por utilizar los cajeros electrónicos de su propia red, para retirar su propio dinero,  a los que tuvimos que salir todos los colombianos a salvar con el “transitorio” 2xmil, porque los pobres banqueros se iban a quebrar, hacen que el rechazo generalizado que inspiran al presentar sus billonarias utilidades lo tengan bien ganado.

“De dos a tres meses puede tardar el banco en hacer las investigaciones”. Pero cómo se pueden tardar tanto para revisar si es o no es el poseedor de la tarjeta quien realizó o no la operación, manifestó el afectado.

Teniendo todo sistematizado, un sistema de seguridad por cámaras que se presupone graba en formato digital, revisar la información debería ser una cuestión de horas, de días, no de meses.

Más absurdo en este caso, es pensar que los autores del sospechoso retiro, le saquen lo que tenga en saldo y además le sobregiran la cuenta, para que sea el tarjetahabiente quien deba cubrir el sobregiro mientras se determina si hubo o no fraude.

¿No debería ser más salomónica la posición por parte del Banco y no agravar la situación, procediendo a decidir congelar cualquier tipo de interés mientras se "investiga" por parte de dicha entidad financiera que fue lo que ocurrió?

Los bancos tienen una posición de absoluta dominancia en la relación y eso está más que claro.

Son los procedimientos del Banco los que marcan el padecimiento tortuoso que deben seguir los que son honrados con el beneficio de tener una cuenta en la entidad financiera, pero eso no quita las ganas de decir: Qué abuso!!! Al caído....Caerle!!!

Pero bueno, como todo en este País del Sagrado Corazón, a la víctima en potencia (Demos el beneficio de la duda, por si acaso es que se comprueba en la “investigación” que el dueño de la tarjeta se la fumó verde y no se acuerda que sacó el dinero), le.toca aguantarse el dolor y pagar el sobregiro, mientras que las "exhaustivas investigaciones" dan sus frutos y le devuelven algún día la platica.

¿Cuándo será que alguien pone en cintura al Sector Financiero?, ¿Cuándo gozaremos de un sistema donde se estimule el uso de las transacciones electrónicas sin ningún costo para el usuario, como sucede en muchas otras partes?, ¿Qué les parece a los señores banqueros que nos devuelvan el favorcito a los colombianos (el 2xmil), y nos dejan operar por sucursales virtuales o cajeros de sus propias redes sin costo alguno?, ¿Por qué son tan ágiles para cobrar, pero tan malos para pagar cuando se detecta fraude, donde la responsabilidad es del banco?, ¿Existe alguien en este País que de verdad defienda a los usuarios y que tenga resultados positivos?, ¿Hasta cuándo señores banqueros, hasta cuándo?