Jue, 01/14/2016 - 12:51
No me imagino a ninguno de los que hemos sido víctimas de la delincuencia en un semáforo, sacando un cartelito que diga “No Me atraque, sea buen ciudadano”, o algo por ese  estilo, parodiando lo que se impuso durante el mandato de Mockus en Bogotá con sus campañas de fomento de Cultura Ciudadana.
node
Foto: Especial para: www.90minutos.co

Cali es una ciudad con gente maravillosa, con miles de posibilidades de brillar en el plano nacional e internacional, pero la falta de autoridad nos está dejando indefensos ante los delincuentes, que se pasean por todo lado haciendo de las suyas.

En la web de 90 Minutos se recoge que el  Alcalde Maurice Armitage,  reseña que “las denuncias en los últimos días que quedaron registradas en videos donde se ve a motociclistas, con parrillero, hurtando a ciudadanos especialmente en semáforos, es una muestra que aún no hay una cultura ciudadana”.

Me da mucha pena pero NO…mil veces no, eso no es un tema de Cultura Ciudadana.

Estamos claros en que no todos los motociclistas son delincuentes, ni todos los parrilleros tampoco lo son, así como también estamos claros que aún con la restricción al parrillero hombre se siguen cometiendo atracos a diestra y siniestra en la Sucursal del Cielo.

No me imagino a ninguno de los que hemos sido víctimas de la delincuencia en un semáforo, sacando un cartelito que diga “No Me atraque, sea buen ciudadano”, o algo por ese  estilo, parodiando lo que se impuso durante el mandato de Mockus en Bogotá con sus campañas de fomento de Cultura Ciudadana.

Estimado Sr. Alcalde, está bien que usted lleva muy pocos días al frente de la Administración, que este es un problema que no han enfrentado con verdadera contundencia sus predecesores, que ante cada incremento de quejas de los ciudadanos reclamando acción policial, nos responden con un “vamos a implementar un plan para atender estos hechos”, pero por favor, no dé muestras desde un principio de falta de autoridad para llamar las cosas por su nombre.

Cuando se va en un carro blindado, vidrios polarizados, un séquito de escoltas, es muy pero muy fácil decir que el tema de los atracos callejeros es una cuestión de “cultura ciudadana”.

Los que vamos a pie, en moto, o en carro, sin ninguna de esas prebendas que tienen los funcionarios de turno, rogamos a Dios para que la delincuencia no nos pille al salir de casa.

“Tengo que ir al psicólogo”, fue lo que me dijo en una oportunidad cuando le conté el horror de haber sido atracado por dos pistoleros motorizados, cuando comentaba usted su posición de levantar la restricción del parrillero hombre.

Pues bien, ir al psicólogo no me blinda para no volver a ser víctima de una delincuencia rampante, ni a mí ni a ninguno.

Los atracos en cada semáforo de la Ciudad, en un enorme porcentaje son perpetrados por motociclistas  y en muchos casos se evidencia la ausencia de policías capaces de proteger y/o reaccionar.

Nos hablan de más cámaras, de más planes de choque, de “cultura ciudadana”, pero ¿Para cuándo van a funcionar?, ¿Cuándo van a tomar verdaderas medidas policiales de choque?, ¿Cuándo van a entender que los guardas con una comparendera no pueden hacer nada para detener  a motociclistas con parrilleros hombre?, ¿Cuándo van a utilizar tantos recursos tecnológicos anunciados para prevenir y combatir el crimen, y no solo para difundir las imágenes de como atracaron o mataron a alguien?, ¿Cuándo van a sacar al Ejército a ayudar a patrullar?, ¡Cuándo van a reconocer que el crimen nos tiene azotados a los ciudadanos de pie?, Cuándo señores…¿Cuándo????

Es obvio que no todo se va a resolver con acciones policiales, se necesita oportunidades para generar empleo formal, resocialización, fomento a mipymes, pero es innegable que en Cali faltan muchos pantalones a los que tienen que actuar con contundencia y enfrentar a los delincuentes.

Si van a seguir pregonando que el problema delincuencial está asociado a un tema de cultura ciudadana, entonces promuevan que todo el que tenga un carro tenga la oportunidad de movilizarse con vidrios totalmente polarizados, cambien urgentemente a los guardas por policía de tránsito (si ya sé que no son precisamente algunos de ellos un dechado de virtudes), y rueguen para que no se aumenten las respuestas de los ciudadanos tomando la justicia por sus propias manos, porque algún día se van a cansar de tanta dejadez de los funcionarios que deberían ejercer la autoridad y preservar nuestra vida, honra y bienes.

Creo en las instituciones, en la importancia del debido proceso, razón por la cual rechazo de plano que la violencia se combata con violencia. Lo que reclamo con contundencia es que la violencia se combata ferozmente con todo el poder de las instituciones, que la Policía haga su trabajo, que se apoyen con el Ejército , que cesen las declaraciones y abunden las acciones, que demuestren que hay pantalones para devolverle la tranquilidad a los caleños.

¿Será mucho pedir?