Mié, 07/01/2015 - 00:14
Yo por mi parte me comprometo a no volver a cometer el error (porque reconozco que lo hice en par de ocasiones) de participar de estas discusiones sin sentido y que realmente no aportan en nada a que cambie el país, disminuya la corrupción o sean reparadas las víctimas del conflicto. Por el contrario, hacen que ingresar a los medios sociales se vuelva una cosa desagradable. 
node
Peleas en redes sociales campañas políticas

Debo decir que me mamé. Me cansé de la peleadera que se vive en redes sociales, especialmente en los grupos de Facebook, en donde las discusiones en pro y en contra del proceso de paz, Santos o Uribe, entre otros temas ya aburren. Peleas propiciadas por “personas sospechosas” (ya leerán por qué las comillas) que  a lo único a lo que se dedican es a subir publicaciones de sitios con menos credibilidad que Actualidad Panamericana, fotomontajes muy mal hechos,  memes con improperios o, incluso, las fotos de soldados y militares asesinados  con el único fin de fomentar el odio entre la comunidad en los medios sociales. 

A esto súmele la redundancia, porque no hay día en que uno esté haciendo scroll en el inicio o línea de tiempo y no se encuentre con la publicación con palabras como mal****, hijue****, Gono**** entre otras, contra Juan Manuel Santos, Gustavo Petro, Iván Cepeda y, aunque en mínima cantidad hay que dejar claro, contra Álvaro Uribe Vélez.

Pero lo que más me cansó fue la “ingenuidad” o la alcahuetería de las personas que le echan leña al fuego, en medio de su ignorancia sobre la realidad o historia del país o, por qué no, para apoyar posturas políticas, militares y económicas que garantizan sus intereses particulares.

Y es que en medio de dichas discusiones uno puede encontrar desde personas que aparentemente no tienen un alto nivel de formación académica hasta sujetos que afirman en sus cuentas que poseen altos estudios profesionales, todos ellos comentando con las mismas palabras que uno podría escuchar en una pelea de ñeros.

Teniendo en cuenta lo expuesto anteriormente, presento algunas razones de fondo por las cuales no debemos perder la compostura ante dichas publicaciones.

Primero, porque muchas de esas personas  tan sospechosas no existen. Son cuentas falsas creadas por los community managers de ciertos partidos o campañas políticas, con el único fin de destruir a quienes se interpongan en su camino o se opongan a sus intereses.

Mucha gente, al igual que yo, sospecha de estas “personas”. Prueba de ello es que mientras escribía este blog, estaba al tiempo en Facebook en donde encontré una publicación en contra de Petro y su pasado en el M-19, a lo cual alguien preguntó al quien había publicado “¿Cuánto te pagan todo el día publicando pendejadas, sin vida propia? ¡Qué horror!”.

Y pareciera que tienen la razón, pues hace unos pocos meses atrás uno de los personajes que trabajó junto al “Hacker” Sepúlveda  para el Centro Democrático y la campaña de Oscar Iván Zuluaga, dio a conocer al portal Kien y Ke cómo desde dichas cuentas buscaban limpiar el camino del entonces candidato a la presidencia.

“En la primera, los community managers a cargo de más de 500 cuentas, “todas falsas”, según Saavedra, tenían la misión de “atacar, desprestigiar y ensuciar” a los contrincantes de Oscar Iván Zuluaga. “Pero al que más palo le dábamos era a Santos, aprovechábamos cualquier medio embarrada para caerle, por ejemplo la vez que se cayó de la bicicleta los diseñadores hicieron varios memes aprovechando el accidente”. Se lee en el artículo de Kien y Ke.

Y es que uno no necesita ser un “hacker” para notar que dichas cuentas son falsas. Si uno se pone a ver las biografías de dichos personajes no encuentra un solo indicio de que esa persona realmente exista o tenga “una vida propia”. Sus publicaciones, fotos y videos son del mismo tipo de las que comparte en los grupos para generar la polémica. No hay una foto del paseo de olla, del foforro o con la familia. Ni siquiera “dan la cara” en su foto de perfil.

Lo segundo, y teniendo en cuenta lo anterior, debemos ser conscientes de que ya estamos en temporada electoral y no serán pocos aquellos aspirantes que se valdrán de este tipo de estrategias sucias para ganar popularidad, buscando que usted se convierte en su muñeco o “bobo útil" para denigrar de los otros candidatos o de la administración actual.

De hecho, hace poco vi con mis propios ojos como cómo desde la campaña de una precandidata a la Gobernación del Valle han creado un sin número de cuentas falsas que lo único que hacen es saturar de propaganda política a medios, periodistas y otros personajes que, en caso de caer en la trampa, puedan servir de influenciadores. Y digo trampa porque incluso han tenido la bajeza de suplantar o inventar cuentas de reconocidos medios como CNN.

Otro caso que aún más me incomodó fue la suplantación de la cuenta en Facebook del Noticiero 90 Minutos, medio al cual estoy vinculado como Community Manager y por lo cual entenderán mi incomodidad. Una cuenta usada con el único fin de sembrar terror y odio entre la comunidad bugueña en Facebook para que un candidato pueda vender sus políticas. Compartiendo imágenes amarillistas entre otras artimañas.

Aprovecho este espacio para decirles que la cuenta oficial de 90 Minutos es la que pueden encontrar ingresando a través de este enlace: https://www.facebook.com/noticiero.noventa.minutos

Aquí les dejo el video del caso:

Sí conociendo esto, usted aún quiere defender su postura entrando en pugna con una persona que al parecer no existe o con la muchedumbre que se le une en coro a sus improperios, le regalo la siguiente frase atribuida a Mark Twain:

“Nunca discutas con un imbécil. Te hará descender a su nivel y allí te ganará por experiencia”.

Por esto, mi recomendación para todos los usuarios de redes sociales es que no caigan en estas provocaciones, así nos toque “tragarnos esos sapos”, y realmente hagamos de estos medios espacios de entretenimiento y socialización, que se puedan prestar para debates, pero debates con argumentos, no con insultos y mucho menos con amenazas de muerte, que pueden meternos en líos judiciales. Como el caso de tuitero que amenazó a la jefe de prensa del América de Cali.

Yo por mi parte me comprometo a no volver a cometer el error (porque reconozco que lo hice en par de ocasiones) de participar de estas discusiones sin sentido y que realmente no aportan en nada a que cambie el país, disminuya la corrupción o sean reparadas las víctimas del conflicto. Por el contrario, hacen que ingresar a los medios sociales se vuelva una cosa desagradable.

También invito a los administradores de dichos grupos para que establezcan pautas rígidas a nivel de contenidos, a fin de que una comunidad que quieren comprar o vender productos, hablar de juegos, compartir fotos, etc. no terminen soportando estas molestas discusiones.

Y, si simplemente no hay nadie que tome el control y se pare en la raya, por mi parte procederé a darme de baja en dicho grupo.

Capsulita geek

Una pelea  la cual esperaba que sí se extendiera más era la de la nueva película de Dragon Ball Z: la resurrección de Frezer.

Realmente la batalla épica que prometía ser dejó iniciados a muchos, incluyéndome. Por lo cual, si tuviera que definirla en dos palabras serían “Coito interruptus”, pues en el momento de mayor éxtasis nos sacó de un tajazo.