Lun, 10/05/2015 - 08:32
Hay que... Hay que... Hay que... ¡No hay derecho! -¿A ustedes no los enerva la respuestica?- Y los caleños esperando propuestas concretas. 
node
Foto: Especial para: www.90minutos.co

La propuesta de ciudad de moda por estos días es: "Hay que...". Me recuerda al exministro de salud, Diego Palacios, quien antes los apremiantes problemas de su cartera en todo el país, la completaba con: "Hay que esperar...(quince segundos de pausa y repetía) Hay que esperar...".  ¿Ah? ¿Qué solución está entregando un funcionario del Estado a quienes le urgen por soluciones a sus necesidades?

Por estos días volvió la misma frasecita en labios de la mayoría de los candidatos a la Alcaldía de Cali. ¿Seguridad? Hay que fortalecerla ¿Empleo? Hay que aumentarlo. ¿Educación? Hay que ampliar cupos ¿Salud? Hay que mejorarla Y así: colóquele "hay que" al inicio de la respuesta y cámbiele el verbo.

Hay que... Hay que... Hay que... ¡No hay derecho! -¿A ustedes no los enerva la respuestica?- Y los caleños esperando propuestas concretas. Por eso creo que una cuota de responsabilidad le cabe a los medios cuando tienen los candidatos al frente y no les contrapreguntan para que aterricen las ideas y se salgan del campo de lo gaseoso. 

¿Y cómo se logra esto? Con nombres, cifras, plazos, fechas, datos, comparaciones, antecedentes, otros casos, en otras palabras, con tangibles que el ciudadano pueda medir y luego hacerles seguimiento para ver si cumple. Y que desde la misma formulación, pueda ser comprobable en términos de su aplicabilidad real.

Un aspirante a la alcaldía que haya hecho su tarea no se va enojar por esta exigencia y creo que hasta la agradecerá porque se lucirá ante sus potenciales electores. Y los medios estaremos cumpliendo nuestro papel de representar la voz de los ciudadanos que necesitan cuestionar a quien sería su próximo mandatario.  En cuanto a las audiencias, también sabrán apreciar que estas intervenciones les dan elementos de juicio para su próxima elección -y de paso salgan de la rutina de las  mismas contestaciones-. Todos ganan. Pero sobre todo gana la democracia.