Vie, 06/26/2015 - 09:49
Cuando se conoció la noticia, el Ejército inicialmente informó que el capturado alias El Grillo "al parecer" sería el responsable de la orden de muerte de los diputados. Pero creo yo, por lo que se llama popularmente, culiprontismo, varios medios corrieron a buscar reacciones de los familiares de los diputados muertos.
node
Foto: Especial para: www.90minutos.co

El martes 16 de junio capturaron a alias El Grillo en Neiva. El subversivo tiene el mismo apodo del comandante del frente 60 de las Farc que dio la orden de matar a los 11 diputados del Valle en las selvas de Nariño. Pero luego resultó que no era el mismo pero la confirmación llegó tarde y ya varios medios se habían apresurado a realizar una noticia con reacciones de los afectados contribuyendo a la confusión y desinformación de la opinión pública en la región.

Es muy común en la información judicial, sobre todo cuando se conocen los primeros detalles, aventurar hipótesis sobre los capturados. La Fuerza Pública no siempre tiene completamente identificado al detenido y tal vez por su afán de mostrar resultados, lanza a los medios la noticia del hecho. Otras veces hemos visto que en un avance dicen "al parecer vinculado a tal crimen". Pero luego aclaran o confirman el dato.

Como dijo en su momento el Nobel Gabo: "la mejor noticia no es la que se da primero, sino la que se da mejor". Con alias El Grillo,en un país donde constantemente vemos variopintos sobrenombres de delincuentes, ocurrió una infortunada coincidencia: dos subversivos de las Farc que optaron por el mismo alias.

Este alias El Grillo resultó ser a la postre José Guillermo Valencia, cabecilla de la Red de Apoyo de la segunda compañía de la Columna Móvil ‘Teófilo Forero Castro’, señalado del atentado del 6 de junio, contra la planta tratamiento que dejó sin  agua a los habitantes del municipio de Algeciras, Huila. Además participó en la vigilancia al edificio Torres de Miraflores en Neiva para el posterior secuestro masivo que se produjo en 2001, en donde se llevaron a la excongresista Gloria Polanco.

Mientras el otro alias el Grillo es Gilberto Arroyabe, jefe del frente 60 de las Farc. El subversivo a quien describen como cruel y despiadado en su misión de vigilar a los 11 diputados del Valle y el mismo que después ordenaría asesinarlos hace ocho años. También es conocido con el alias de El Narcotraficante. De acuerdo con el diario El País de Cali,  lleva más de 25 años en las Farc. Según las autoridades se ha dedicado a fortalcer el negocio del narcotráfico con el que nutre las finanzas del Comando Conjunto de Occidente. Tiene bajo su mando a más de 60 guerrilleros que se mueven entre Nariño, Cauca y Valle.

Cuando se conoció la noticia, el Ejército inicialmente informó que el capturado alias El Grillo "al parecer" sería el responsable de la orden de muerte de los diputados. Pero creo yo, por lo que se llama popularmente, culiprontismo, varios medios corrieron a buscar reacciones de los familiares de los diputados muertos. Y como a las fuentes no les corresponde confirmar sino a los periodistas, pues opinaron lo que correspondía en el sentido de exigir justicia.

Así las cosas, se construyó una noticia sobre una bases endebles. Y horas más tarde, el Ejército relacionó a este alias El Grillo no con la masacre de los asambleístas vallecaucanos sino con atentados en el Huila. ¿Y quién quedó mal? ¿Los familiares de las víctimas de las Farc por responderle a los medios?¿O a quienes nos corresponde la obligación de confirmar antes de correr a publicar y no quedarse atrás de lo que otros informan? 

Afortunadamente -porque no estamos "vacunados" para que alguna vez nos ocurra- el curtido periodista judicial de 90 Minutos Miguel Ángel Palta esperó lo suficiente para llegar con la información ya desmentida por el Ejército y con el testimonio de dos fuentes que desconocían al capturado y no lo relacionaron con el hecho en cuestión. 

Vea: Desmienten que captura de 'Grillo' sea por muerte de diputados del Valle.

Finalizo dándole la palabra al maestro Javier Darío Restrepo quien en una jornada de reflexión ética convocada por el CPB dijo:  "La impaciencia es una pésima consejera del buen periodista. Esa impaciencia viene de la mano de la chiva y, por consiguiente, del afán de ganarle a la competencia. Eso aconseja mal".