Mar, 08/04/2015 - 18:13
Vaya y venga que hay que tener secciones de política en los medios y que cada candidato debe tener equal time en su exposición mediática. 
node
Foto: Especial para: www.90minutos.co

En época electoral aparece una nueva opción de trabajo para los periodistas: comunicadores políticos de los candidatos. Como en el caso de los abogados, hasta el peor criminal tiene derecho a la mejor defensa. Sin embargo,al finalizar su labor, la relación con los colegas puede cambiar para mejor o peor. Aquí unas cortas reflexiones sobre este tema.

El abogado penalista es un profesional de quien se acepta que debe lidiar con criminales y al final eso no lo convierte en uno. Pero ¡Ah sí es complicado que no vinculen a un periodista con el político con quien trabajó!

A esto no ayuda que algunos de ellos, sin visión a largo plazo sobre lo que puede pasar, actúan como si siempre fueran a trabajar con el personaje y buscan "meterle por los ojos" a sus colegas, las consignas de campaña del candidato.

Vaya y venga que hay que tener secciones de política en los medios y que cada candidato debe tener equal time en su exposición mediática. Hasta allí. Pero ¿que los colegas vamos a votar por el fulano? Cada uno con su conciencia verá si lo hace. Pero no es obligación de nadie expresarle a todo el mundo la intención de su sufragio.

¿Y los que se enojan porque aparecen informaciones que no favorecen a su candidato? Desde los grupos de periodistas o en los encuentros de colegas se quejan y cuestionan a los que informan lo que no conviene a su campaña. Aburridor.

Y lo peor: que no colabore cuando los colegas necesiten hablar con esta fuente. Facilitar la entrevista, entregar a tiempo materiales informativos, el envío fluido  de datos. Y cuando no es posible, pues no dar largas y explicar de la mejor manera. Pero no ayudar a los colegas es imperdonable si se trata de alguien que viene de la trinchera de la reportería y conoce de primera mano los afanes de la hora de cierre.

Si por alguna razón, el comunicador no sigue con el personaje, esa aventura profesional se la van a sacar en cara. Así que de la manera como se comportó el periodista durante este lapso, dependerá su futura relación con este gremio del que puede estar seguro que tiene muy buena memoria.