Vie, 06/03/2016 - 09:38
No mencionaré nombres ni coordenadas de lugares por razones obvias. Pero la semana pasada asistí a una reunión de las que se organizan en “El Sótano” –uno de esos lugares en los que se juntan hetero-genios. 
node
Foto: Especial para www.90minutos.co

¡Aprendamos cositas!
De Wikipedia: “Cayo Cilnio Mecenas (en latín Gaius Cilnius Maecenas) (circa 70-8 a. C.), noble romano de origen etrusco. Fue un importante impulsor de las artes, protector de jóvenes talentos de la poesía y amigo de destacados autores como Virgilio y Horacio”. Su apellido, Mecenas se convirtió en un sinónimo de aquel que fomenta y patrocina las actividades artísticas desinteresadamente y que brinda su apoyo material, o protege mediante su influencia, a artistas, literatos y científicos para que estos puedan realizar su obra.

Familias como los Medici en Florencia, Italia, los Habsburgo en Austria, los Reyes Católicos –en realidad más Isabel que Fernando- y los  Sforza también en Italia –entre muchos otros- dieron su patrocinio a artistas, científicos y aventureros como Leonardo Da Vinci, Michelangelo Buonarotti y Cristóbal Colón; con el fin de facilitar su vida cotidiana –en pocas palabras les pagaban la vivienda, la comida y la ropa- y con ello apoyar sus iniciativas. Sin ellos, el mundo como lo conocemos, no existiría.

En la actualidad, los mecenazgos son ejercidos en gran parte por organizaciones públicas y privadas, encaminadas a facilitar la realización de diversos proyectos de personas que no cuentan con los medios económicos para solventar los gastos de su subsistencia y su actividad de forma personal. -Y también existen los mecenas que confunden la palabra con el pago a recibir: “Yo te apoyo y tú me-cenas”. (A buen entendedor…)
Kesha -cantante anglo muy popular- acaba de pasar por un inconveniente legal bastante desagradable debido a la obsesión de su productor y manejador Dr. Luke, que pretendía vengarse de su rechazo al abuso cerrándole todas las puertas. Mal por él. Bien por ella que acaba de renacer como el Ave Fénix. Moraleja: Si vas a ayudar a un artista, no esperes que te lo retribuya de otra manera que no sea con arte-.

En fin. Vamos al motivo feliz de la mención de “Mecenas”. Desde hace algún tiempo, es conocido por muchos que tenemos en Cali diversos entes y personas que apoyan el arte y las ciencias. En este caso hablaré del arte.

La Secretaría de Cultura de Cali –está socializando su programa bandera “Convocatoria Estímulos” para el 2016. Son 174 las becas que se otorgarán en áreas como música, danza, teatro, circo, literatura, audiovisuales, artes plásticas, turismo, patrimonio y periodismo cultural entre otras. Si usted desea conocer más al respecto, le invito a que se informe en el siguiente enlace.

http://www.cali.gov.co/publicaciones/convocatoria_estimulos_cali_pub

A otro nivel, espacios como la “Corporación Artística y Cultural Teatro Salamandra” de Diego Pombo, también han transformado la historia de la ciudad con eventos como AJazzgo –encuentro de creadores e intérpretes de Jazz, fusión y música experimental, que este año rendirá tributo a la excelsa e inolvidable Billie Holiday. En su última edición, Ajazzgo tuvo la participación de 105 artistas  de diferentes nacionalidades en 6 escenarios de la ciudad a los que asistieron más de 11000 personas y que fue seguido por televisión por un millón de espectadores.

Para asegurar la continuidad de dicho proyecto, se requiere de la masiva asistencia y del apoyo de la empresa privada. Esta es su página en Facebook para que estén enterados y no se lo pierdan.

https://www.facebook.com/ajazzgo.cali/

El fin de semana pasado culminó con gran éxito el reconocido Festival Mono Nuñez, que a cargo de FunMúsica –fundación creada por familias de mecenas- exalta los valores de la música tradicional colombiana. Amaretto Ensamble es un grupo que ya está dando mucho de qué hablar. El dueto Cafecito y Caña hizo las delicias del público y por supuesto ganó el Gran Mono Núñez Vocal. Quiero resaltar los premios otorgados a la joven y talentosa Alexandra Colorado: Nominada al Gran mono Núñez 2016, Mejor solista Vocal y premio Diego Sinisterra a mejor interpretación del compositor homenajeado. Voces como la suya alimentan la esperanza de que nuestra música seguirá sonando por mucho tiempo entre las nuevas generaciones.

Y la parte no oficial del asunto, viene de otras familias de gran tradición en Cali, en cuyos hogares se reúnen periódicamente los más talentosos músicos de la ciudad y a veces invitados del exterior. Estas familias prestan sus espacios y acogen a artistas brillantes solo para tener el placer de disfrutar de la música y de un rato agradable entre amigos. Quien tiene la fortuna de conocer a estos mecenas y hace parte de su círculo de amigos, puede deleitarse con lo más granado y selecto entre los talentos locales. Incluso algunos apoyan económicamente en sus estudios a músicos que tengo la fortuna de conocer. Cosa que les aplaudo. El talento hay que cultivarlo.

No mencionaré nombres ni coordenadas de lugares por razones obvias. Pero la semana pasada asistí a una reunión de las que se organizan en “El Sótano” –uno de esos lugares en los que se juntan hetero-genios. Son tan heterogéneos, que en una noche puede usted encontrar en la tarima de la casa tocando al mismo tiempo –sí, la misma canción- a músicos de Guayacán, Herencia de Timbiquí, Superlitio y los cantantes de los mejores bares de Cali como si fuera su patio de recreo.

En esta ocasión tuve una experiencia que me sorprendió gratamente. Algunos de los mejores exponentes del rock de la ciudad se dieron cita en lo que fue un “aquelarre” de talento. Estoy hablando de MÚSICOS de verdad. No de productos prefabricados. Hablo de músicos que TOCAN. No de esos que metidos detrás de un laptop estafan a la vida ofreciendo como si fuera algo de lujo, un show barato con una cantidad de pistas grabadas en el piano.

Hablo de músicos de verdad, de esos que no usan pistas ni autotune porque no les da miedo enfrentarse al arte. De esos que la embarran de vez en cuando pero como entregan el alma y se divierten como locos ¡ni se nota! Karen Mondragón (Route 66), Jorge Fresquet (Kronos), Pipe Bravo (Superlitio), Ana Sol Escobar (bella cantante caleña), Diego “Zola” Solarte (Zola Project), Bastian Fregni (artista chileno), Fredy Olave (baterista), Pedro Bravo (baterista)… la lista fue larga. De hecho había fila para “descargar” (tocar un rato el instrumento). Y una cosa quedó clara: Cali es la capital de la salsa… pero el rock vive en ella. ¡Y tiene vida para rato!

¡Que retornen los mecenas! Mi sugerencia es que quien pueda y quiera prestar sus espacios para estas veladas y a cambio tener una descarga increíble de música en su propio hogar, lo haga. Si usted tiene los medios económicos para apoyar a la gente que estudia y quiere salir adelante, hágalo también. Hay muchos talentos huérfanos.

¡Adopte un músico! Uno de esos que estudia y no deja morir la esencia. Al final, habrá cambiado el mundo: ¡lo habrá convertido en un lugar mucho más feliz!