Vie, 08/28/2015 - 18:34
Una vez se anunció con bombos y platillos que íbamos enlutados hacia la paz de todos los colombianos, nos dijeron que los diálogos de La Habana se demorarían un año en llegar a feliz término, eso fue en el 2011. 
node
Foto: Especial para www.90minutos.co

Desde que empezó el proceso de paz del presidente Santos, los colombianos que aún no tragamos entero, hemos visto cómo van cambiando las reglas de juego. Primero fueron acercamientos secretos que el senador Uribe filtró y todo el mundo lo tildo de mentiroso pero finalmente cuando el gobierno vio que ya era un hecho, confirmó y dio su explicaciones al respecto, Uribe no estaba tan loco como pensaban.

Una vez se anunció con bombos y platillos que íbamos enlutados hacia la paz de todos los colombianos, nos dijeron que los diálogos de La Habana se demorarían un año en llegar a feliz término, eso fue en el 2011. Para 2012 Santos dijo que el proceso no tendrá un tiempo ilimitado. "Remedirá en meses, no en años" agrego, eso fue hace dos años.

Luego nos dijeron que íbamos a ser nosotros los colombianos los que refrendaríamos los acuerdos a través del voto para que tuviéramos la opción de avalar lo que a espaldas de todos se había acordado y negociado. Pues ahora resulta que el Presidente quiere crear lo que el mismo primero llamó el congresito y ahora llama comisión legislativa. Pareciera que estamos ante un vaivén de decisiones que con el pasar del tiempo cambian, vuelven, se desechan y nosotros, los directamente afectados calladitos y a merced de lo que negocian en Cuba que cada día pareciera mas La Paz de Santos que la de Colombia.

He sido repetitivo en este espacio al decir que no soy un enemigo de la paz, soy una persona que quiere saber qué va a pasar en el país, quiero saber que nos espera, no quiero que me sigan enredando diciendo  una cosa hoy y mañana otra. Merecemos saber cómo se van a implementar los acuerdos a los que se lleguen en La Habana o si por el contrario van a optar por decretar e imponernos lo que la guerrilla quiere y que el gobierno le va a ceder.

El presidente, como es habitual caña, como buen jugador de póker, observa la cara y la actitud de sus contrincantes para "tantear" el terreno. Pero se le ha olvidado que a diferencia del pueblo que traga entero todo lo que ve y escucha, la guerrilla no tiene reparos en salir y refutar o cuestionar lo que dicen en los micrófonos los oportunistas de siempre.

En este juego de póker geopolítico, geoestratégico, agrícola, de víctimas, de reparación, de justicia transicional, nosotros somos simples espectadores sin voz ni voto hasta el momento, y la única opción de opinar era en las urnas, ¿nos van a quitar eso? porque del proceso de paz, no enteramos a cuentagotas cada vez que habla la guerrilla o De La Calle.

De hecho, lo único concreto  que escuchamos los colombianos con respecto al proceso de paz casi que son los rifirrafe de parte y parte, porque de lo que se está negociando no sabemos mucho.

Presidente, por favor explíquenos como va a terminar este proceso que usted está llevando en La Habana y si finalmente, aunque sea, en esa etapa final nos van a tener en cuenta, porque me parece sumamente preocupante que decidan el futuro de un país y los últimos enterados seamos los 44 millones de colombianos que habitamos en ese mismo país.

PD: no entiendo a son de qué, la actitud de este gobierno es tan pusilánime frente a los atropellos que cometen en Venezuela frente a nuestros compatriotas.