Mar, 10/27/2015 - 07:26
En algunos casos triunfaron las nuevas ideas, en otros el continuismo de la maquinaria y los candidatos investigados. Sin embargo, ya se empiezan a hacer visibles nuevas forma de pensar el país, una visión alejada de la dosis de politiquería a la que nos tienen acostumbrados.
node
Foto: Especial para: www.90minutos.co

Y terminaron las campañas, ya sabemos quiénes serán las personas que ejercerán los cargos públicos regionales más importantes del país. Sin embargo y como es costumbre para este momento post electoral, todos los candidatos empiezan a prometer el cielo y la tierra que no alcanzaron a prometer durante la campaña.

En algunos casos triunfaron las nuevas ideas, en otros el continuismo de la maquinaria y los candidatos investigados. Sin embargo, ya se empiezan a hacer visibles nuevas forma de pensar el país, una visión alejada de la dosis de politiquería a la que nos tienen acostumbrados.

Las elecciones son algo muy curioso. Se parecen mucho a la dinámica cuando se está en conquista de una mujer. La mayoría de los hombres (no todos) en las citas se muestran "perfectos" en lo que coloquialmente se conoce como la echada de perros, flores, chocolates, restaurantes, discotecas y todo lo que esté disponible para pavonear y quedar como un príncipe.

Sin embargo, (y reitero no en todos los casos) una vez ya todo está formalizado empiezan a mostrar la verdadera naturaleza de su personalidad. El lunes pasado escuchamos a todos los elegidos por explayarse en promesas y metas que solo el tiempo dirá si son producto de la euforia o de la realidad.

Esperemos que en este noviazgo de cuatro años no nos desilusionemos de estas parejas con las que nos toca convivir este tiempo, ojalá no empiecen a dejar los calzoncillos tirados, la ropa sucia, no suban la tapa del baño, dejen el jabón con pelos o en el peor de los casos nos revisen el celular a escondidas.

Por eso hoy quiero invitar a mis lectores a que no le demos continuismo a esa amnesia histórica que tiene jodido este país, no se les olvide que nosotros pusimos a todos esos señores y señoras que están en todos los medios prometiendo cambiar el mundo. Es cierto que unos votamos a conciencia, otros con él hambre, otros con la necesidad de trabajo, otros con la esperanza de un cambio, pero finalmente todos los que participamos en las urnas tenemos el deber de exigir y demandar lo mejor para nuestra ciudad.

Y quiero ser muy enfático en esto, no es un derecho, es un deber que tenemos como votantes a exigir lo mejor para todos nosotros. Dejemos a un lado la apatía, porque finalmente los políticos, todos absolutamente todos, se deben a nosotros.

PD: un muy especial reconocimiento a Michel Maya, más de 23 mil votos es toda una victoria para alguien que no tuvo la maquinaria política de otros candidatos, felicitaciones Michel debes  persistir, todavía hay mucho camino por recorrer hacia el cambio.