Mié, 05/27/2015 - 08:13
Ahora, el anuncio de pico y placa todo el día para vehículos foráneos. Hadad alborotó ‘el avispero’ en la mañana y a las tres horas ya "mejor no" porque habría implicaciones legales. Hombre, ¿es que acaso no consultan las decisiones con el jurídico? ¿O no se hablan entre ellos y uno dice una cosa y el otro ya después sale con otra?
node

No entiendo como a cinco días de implementarse la medida anunciada con bombos y platillos por 'El Sheriff' de extender el pico y placa e iniciarlo a las seis de la mañana, hoy ya no va.

Ante la insistencia de los medios de comunicación el Alcalde de Cali dijo que "mejor no" aplicar la medida, porque estaba contento con los resultados de la ola verde y la semaforización manual implementada por el señor Hadad, que de todas maneras estaba en evaluación.

Luego de que hicieron pelear a los padres de familia, a los rectores, a los estudiantes y de animar a otros ciudadanos, definitivamente no se va a llevar a cabo. Este 'reversazo' se suma a muchos otros de esta administración, que anuncia y se arrepiente. 

Por ejemplo, el anuncio de pico y placa todo el día para vehículos foráneos. Hadad alborotó "el avispero" en la mañana y a las tres horas ya "mejor no" porque habría implicaciones legales. Hombre ¿es que acaso no consultan las decisiones con el secretario jurídico? ¿O no se hablan entre ellos y uno dice una cosa y el otro ya después sale con otra?

Y es que no es la primera vez que la administración local ensaya con la ciudad. El caso más reciente fue el laboratorio vial en El Peñón: que un día sí, otro día no. Un día implementaban, al otro día descartaban. Y "mejor no" se hizo.

Y eso sin mencionar la mala planeación del sistema de transporte masivo, Mío, en la que meten rutas, sacan rutas, inventan trasbordos, modifican recorridos y al final sigue siendo lo mismo: un sistema inoperante, que le sirve solo a los que no andan de afán y en "horas valle" como lo denomina Metrocali.

El problema que hoy hay con los pequeños transportadores que se tomaron la Catedral es en parte por esta falta de seriedad. Desde el primer ultimátum de la salida del colectivo, empezaron a cambiar las fechas límites, a dar más tiempo y a esperar a que el Mío funcionara. Hoy ni una cosa ni la otra. El colectivo funciona a medias, el Mío ni se diga y la piratería gana cada vez más espacio en las calles aprovechando que no hay ni busetas ni articulados.

¿Y qué me dicen del famoso peaje Cali–Jamundí? Que era necesario, que ayudaría a descongestionar la vía, que permitiría financiar obras, que harían una vía alterna. Hubo discusión entre los habitantes y la alcaldía de Jamundí, discusión entre los conductores caleños y al final… "Mejor no, dejémosle la decisión a la otra administración".

¿Qué podemos esperar entonces con este reiterado "mejor no"? Una ciudad que va a la deriva, que funciona con "los caprichos" de la administración de paso y que no tiene un norte claro hacia el cuál avanzar.