node

 

Para escribir bien, no se inspire en las canciones

 

Desde que escuché la canción “Un amor verdadero”, que interpreta el salsero puertorriqueño Jerry Rivera, decidí escribir un artículo relacionado con los errores que aparecen en algunas canciones y que, querámoslo o no, los repetimos, porque con música todo suena bien.

El error arranca en la primera estrofa cuando dice “yo soy de los que pienso  ⁄ que el amor en la distancia se hace fuerte y se agiganta con el tiempo…” ¿De los que pienso o de los que piensan?

Reafirma el gazapo en la segunda estrofa: “yo soy de los que entiendo  ⁄ que no puede dividirse la promesa  ⁄ que se escribe con un beso…” Vuelvo a preguntar ¿de los que entiendo o de los que entienden?

Esta es una falla de concordancia muy generalizada en el habla popular (y en los textos de no pocos comunicadores). Cuando se utiliza la expresión “yo soy de los que…” (o con cualquier otro pronombre de segunda o tercera persona singular -tú, él, ella, usted) el complemento de la oración debe ir en plural porque involucra a varios. “Los” es sinónimo de ellos, de esos, de muchos que piensan, que entienden… ¿me entienden?

Otro gazapo musical está relacionado con un clásico del inmortal bolerista también puertorriqueño Daniel Santos, llamado “Despedida” y que comienza diciendo “vengo a decirle adiós a los muchachos  ⁄ porque pronto me voy para la guerra…” ¿Vengo a decirle? o ¿vengo a decirles?

Al igual que en el primer ejemplo, también hay falla de concordancia. El verbo decir tiene que concordar con muchachos (plural). Decirles a ellos. El otro verbo, venir, si está correctamente conjugado porque concuerda con el sujeto que está en primera persona en singular y que está sobrentendido: (yo) vengo…

Un tercer gazapo musical, más viejo que el anterior, aparece en “Fanny”, una balada de los años 60 que llevó a la cúspide de la fama al argentino Leo Dan.

Es posible que por el título no identifiquemos la melodía, pero cuando se escucha el comienzo que dice “jamás podré olvidar  ⁄  la noche que te besé…”, empezamos a tararearla. Y sigue la estrofa: “estas son cosas que pasan y  ⁄  es el tiempo quien después dirá”. ¿Es el tiempo quien o es el tiempo que?

La palabra “quien” es un pronombre relativo que alude a las personas, no a las cosas. Este error se ve en algunos comunicados empresariales cuando hacen referencia a la organización (empresa, fábrica, consorcio, etc.)  y utilizan el quien para complementar. Ejemplo: La empresa XXX, quien fue fundada por…

El cuarto ejemplo aparece en la canción “Secreto de amor” del cantautor mexicano Joan Sebastian.

Y comienza así: “Te voy a cambiar el nombre  ⁄
 para guardar el secreto  ⁄
 porque te amo y me amas  ⁄  y a alguien debemos respeto  ⁄
 te voy a cambiar el nombre  ⁄ en base a lo que has traído  ⁄ahora te llamaras Gloria  ⁄
  lo tienes bien merecido…” ¿En base a…?

Este es un vicio del lenguaje que sigue vivo pese a las campañas para eliminarlo (igual pasa con las cucarachas). Reemplace la expresión “en base a”, por “sobre la base de” o “con base en”. Recuerde que el único envase válido es el que permite almacenar líquidos.

Si seguimos escarbando en las canciones seguiremos encontrando gazapos, ante lo cual ya no hay marcha atrás. Por eso, ni se le ocurra corregir la letra de alguna de estas melodías cuando la esté interpretando, so riesgo de que se le mire como a un bicho raro o como a un purista del lenguaje, o sea, un bicho más raro.

Eduardo Figueroa Cabrera(efigueroac@hotmail.com)

Twitter: @figueroacabrera

Blog: A,B.C… Dando(http://efigueroacabrera.wordpress.com/ )