Mié, 05/13/2015 - 12:13
La situación de los pequeños transportadores que se acogieron a las condiciones de la administración municipal no es la mejor.
node
Foto: Especial para: www.90minutos.co

Dejar sin trabajo a por lo menos 3.500 pequeños transportadores y negar rotundamente la vinculación de los mismos al sistema hace más de cuatro años, eso sí es una injusticia. Ahora que el Superintendente de Transporte solicita la integración de los buses tradicionales al sistema, ahí sí sería injusto para quienes les fueron canceladas sus tarjetas de operación y se acogieron a ‘las reglas’, que los que siguen en las calles hagan parte del ‘negocio’.

Cerca de 300 buses de pequeños transportadores de empresas  como Coomoepal, Ermita, Recreativos y Alameda permanecen en las calles, luego de que los grandes empresarios de empresas como  Coomoepal, Recreativos, Papagayo, Villanueva, Alameda, Montebello, Cañaveral y Río Cali llegaran a un acuerdo con Metrocali hace casi cinco años y cerraran sus puertas.

La situación de los pequeños transportadores que se acogieron a las condiciones de la administración municipal no es la mejor. Quienes decidieron chatarrizar sus buses hoy están sin trabajo y quienes se volvieron accionistas del sistema aceptando unos recursos fiados por la fiducia, hoy sólo reciben cuentas de cobro de una deuda que cada día crece más y a la que no se le ve una sola ganancia.

Los operadores del Mío aún no cumplen con el total de la flota y aunque se ha incrementado el número de buses, los usuarios se siguen viendo avocados a las inclemencias del sistema: tiempos de espera de hasta una hora, demora en los trasbordos, enormes filas para recargar su tarjeta, deficiencia en los puntos de recarga que hay por la ciudad y ahora último, las fallas en el mantenimiento de los buses que ocasionan recalentamientos y conatos de incendio. Eso también es injusto.

Y la salida de los buses tradicionales que eran un transporte legal, sumado a este mal servicio del masivo, incrementó como todos lo sabemos el transporte informal: los motoratones y la piratería.

Según Luis Fernando Sandoval, a los operadores se les prometió una exclusividad en su participación en el mío e incluir al transporte urbano podría acarrear demandas contra el municipio, ¿pero se debe respetar esa exclusividad a quienes no han respetado a los caleños y siguen prestando un pésimo servicio en materia de movilidad?

Que Metrocali no hable de injusticias, porque si de eso se trata quienes sí pueden hablar del tema son los pequeños transportadores, los conductores de buses tradicionales y por supuesto los usuarios que día a día padecen subirse en el Mío.